Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | La respuesta de los países

Bush hace más promesas ante la indiferencia de Wall Street

Al presidente de EE UU, George W. Bush, no se le podrá reprochar que no saltó a la palestra para apaciguar los ánimos de unos mercados en caída libre. Pero, en su caso, la acumulación de declaraciones públicas se traduce en una alarmante falta de eficacia.

"El Gobierno de Estados Unidos usará de forma agresiva la amplia gama de herramientas que tiene a su disposición", aseguró Bush ayer por la mañana en la Casa Blanca. Wall Street optó por tomar más en serio las palabras del presidente italiano, Silvio Berlusconi, que aseguró que el G-7 estudiaba cerrar los mercados, afirmación que luego tuvo que rectificar.

Bush ha comparecido o ha enviado comunicados en siete ocasiones para defender la eficacia de su plan de rescate para el sector desde que fue aprobado por el Congreso, hace apenas dos semanas. El presidente estadounidense mantuvo que el plan, valorado en 700.000 millones de dólares (519.000 millones de euros), "es agresivo, tardará un tiempo en desarrollarse, pero es suficientemente amplio como para funcionar". "El Gobierno continuará tomando medidas para restablecer la estabilidad de nuestros mercados", insistió Bush.

La Casa Blanca confirmó el jueves que el Tesoro prepara "de forma activa" otra vía de intervención con la toma de acciones de bancos para facilitar su recapitalización y rebajar así su recelo a prestarse dinero entre sí. La medida estaba incluida en el plan, pero hasta ahora se había relegado a favor de la adquisición con dinero público de activos tóxicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de octubre de 2008