Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La corrupción salpica de nuevo al Gobierno de Alan García

Un caso de soborno fuerza la dimisión del titular de Energía de Perú

La corrupción vuelve a salpicar a un Gobierno de Alan García y nada menos que unos días después de que el presidente peruano calificara a los funcionarios corruptos como "ratas" en un discurso. Un escándalo de sobornos ha forzado la dimisión del ministro de Energía, Juan Valdivia, y del presidente de la estatal PetroPerú, César Gutiérrez, aparte de arrastrar a históricos miembros del partido aprista de García.

La opinión pública peruana está conmocionada. Hasta hace unos días, nadie con un mediano entendimiento de los temas energéticos se explicaba cómo la desconocida empresa noruega Discover Petroleum había logrado en septiembre pasado la concesión de cinco bloques de exploración petrolera en ubicaciones preferentes de la costa y el litoral peruanos.

Una serie de grabaciones, reveladas entre el domingo y el lunes, han explicado el turbio porqué. Las conversaciones telefónicas entre Alberto Químper, miembro del directorio de Perú-Petro -empresa estatal encargada de promover las inversiones en hidrocarburos- y Rómulo León Alegría, representante de la petrolera, dejan claro que hubo sobornos de por medio. En una de las grabaciones, León Alegría asegura que ha recibido alrededor de 100.000 dólares (73.300 euros) en su cuenta corriente, en varias entregas "dependiendo de a quién había que aceitar", y Químper le da consejos para eludir al fisco. En otra, León y Químper se felicitan por haber concretado la operación ("hemos hecho un faenón", dicen) y discuten sobre la posibilidad de cobrar honorarios extras.

Los dos implicados, además del abogado Ernesto Arias Schreiber, que figura como abogado de Discover Petroleum, han sido denunciados por la fiscalía y tienen orden de detención. El Gobierno ha quedado salpicado porque tanto Químper como León Alegría eran militantes del Apra. El lunes se confirmó su expulsión. Inmediatamente cayeron Valdivia y Gutiérrez. También han sido implicados el presidente de Perú-Petro, Juan Saba, e incluso el jefe de Gabinete, Jorge del Castillo, quien ayer tuvo que negar su participación, aunque admitió que tanto él como el presidente se han reunido con el dominicano Fortunato Canáan, otro representante de Discover Petroleum, al que también comprometen las grabaciones. La reacción del mandatario ha sido rápida. "Siento asco por estos actos de corrupción", declaró ayer, y pidió que todos los implicados sean encarcelados.

La corrupción es un tema muy sensible para la opinión pública peruana y en especial para el Apra, al que cada tanto se le recuerdan los actos de corruptela durante el primer Gobierno de García, entre 1985 y 1990. Es poco probable que este escándalo ayude a García a remontar en algo su baja popularidad actual. Sólo el 19% de los peruanos aprueba su gestión como presidente, según una reciente encuesta de Ipsos Apoyo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de octubre de 2008