Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cayucos desplazan hacia África la ayuda española

Latinoamérica, relegada por primera vez al segundo puesto

Los cayucos atestados de subsaharianos que alcanzan las costas canarias no sólo llevan aparejados dramas humanos. Han provocado también un espectacular aumento de la ayuda oficial al desarrollo (AOD) española destinada a África. El año pasado supuso el 40,39% de la cooperación internacional de España. Rebasó, por primera vez, la que recibe América Latina (36,49%).

El de 2007 fue también el año estelar de la cooperación española. Alcanzó un nuevo récord, el 0,37% del PIB (3.747 millones de euros), algo menos del objetivo del Gobierno que era del 0,42%. Aún así, España fue el país de la OCDE que experimentó el mayor crecimiento de su ayuda.

Todos estos datos figuran en el informe de seguimiento del Plan Anual de Cooperación Internacional, que acaba de hacer público el Ministerio de Asuntos Exteriores. La magnitud de las cifras esconde, sin embargo, realidades menos halagüeñas.

Los cayucos han obligado a la diplomacia española a descubrir África subsahariana, que absorbe las tres cuartas de la ayuda que va a parar a ese continente, mientras que el Magreb recibe cerca de un 25%. Las ex potencias coloniales suelen dedicar el grueso de su cooperación a sus antiguas colonias, pero éste ya no es el caso de España.

Ahora bien, el Gobierno español no tiene capacidad para gestionar la cooperación aprobada para África subsahariana. Carece aún, por ejemplo, de oficinas de cooperación técnica (OTC) en lugares como Camerún, pese a que esos países reciben cantidades hasta cinco veces superiores a las destinadas a Túnez, donde sí existe esa entidad. Para suministrar la ayuda a África, España ha recurrido a los organismos multilaterales como Naciones Unidas, la Comisión Europea o el Banco Mundial. En 2007, cerca del 60% (2.249 millones) fueron entregados a través de ese cauce. África recibe el cuádruple de dinero por esa vía que América Latina.

Delegar la gestión de la cooperación significa que sus beneficiarios, desde la ONG de mujeres hasta el ministerio de asuntos sociales, se creen que proviene de la ONU o Bruselas, y no son conscientes de que quien de verdad la sufraga es España. "La bandera de España no aparece por ningún lado", resalta un diplomático. Todos los países de la OCDE suministran parte de su asistencia a través de organismos multilaterales, pero no en porcentajes tan altos.

El grueso de la ayuda española se consagra al alivio de la deuda, la educación, la mejora del medioambiente, la igualdad de género y la erradicación del hambre. La proporción destinada a la consolidación del Estado de derecho o la promoción de los derechos humanos es casi nula.

El objetivo del Gobierno era situar la ayuda oficial al desarrollo al final de la legislatura en el 0,7% del PIB, pero la crisis económica hace improbable que se alcance, según fuentes diplomáticas. Aún así, si se cumplen las previsiones, este año debería llegar al 0,5%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de octubre de 2008