Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas propone alargar a 18 semanas la baja por maternidad

Los Gobiernos discrepan sobre la medida, pero no se requiere unanimidad

La Comisión Europea va a proponer a los Estados de la Unión que eleven hasta las 18 semanas el permiso mínimo por maternidad, de las cuales no menos de seis deberán disfrutarse después del parto. Durante ese tiempo, la trabajadora debería recibir el 100% de su salario, y los empresarios no podrán iniciar procedimientos de despido contra ella. "Es una inversión en el futuro", manifestó el comisario Vladimir Spidla, responsable de Empleo, Asuntos Sociales e Igualdad de Oportunidades. "Es un apoyo a la conciliación porque permitirá a las personas organizar su vida profesional y familiar". De salir adelante, el proyecto entrará en vigor en 2011.

En España, el permiso es de 16 semanas, y Aído no preveía revisarlo

La ampliación de la baja por maternidad desde el actual mínimo de 14 semanas (en España son 16) va acompañada de otras medidas a favor de las trabajadoras autónomas y de la concesión de derechos a quienes colaboran en las empresas de sus cónyuges, dentro de un paquete de propuestas dirigido a revertir la caída de la natalidad y favorecer la ocupación de la mujer. "Ahora mismo hay en Europa seis millones de mujeres de entre 25 y 49 años que se ven obligadas a trabajar a tiempo parcial o a no hacerlo por atender a sus hijos", dijo Spidla. Varios informes relacionan esto con la baja tasa de natalidad europea: 1,51 hijos por mujer, por debajo de los 2,1 necesarios para el mantenimiento demográfico. España está en la cola, con 1,33.

Como reconoce la Comisión, los Estados miembros "están lejos de ser unánimes" sobre esta medida, que pasa ahora a ser discutida por el Parlamento Europeo y los Gobiernos de la Unión. Favorece los designios del Ejecutivo comunitario el que la reforma deba ser aprobada por mayoría cualificada y no por unanimidad. Bruselas querría ver cerrado el caso en 2009. Los Gobiernos tienen luego dos años para adaptar sus legislaciones nacionales.

La legislación comunitaria vigente sobre maternidad fija un periodo mínimo de 14 semanas, al que cada país aplica un amplio abanico de retribuciones. La Comisión pretende armonizar y mejorar el tratamiento a partir de un mínimo de 18 semanas, para las que se recomienda la plena retribución salarial o, como mínimo, el porcentaje estipulado para las bajas por enfermedad. Este periodo es el recomendado por la Organización Internacional de Trabajo, un organismo de Naciones Unidas, y ya lo han adoptado la mitad de los países de la UE.

La Confederación Europea de Sindicatos celebró ayer la propuesta, que dijo llega en buen momento y, si acaso, se queda corta. Sin embargo, el Gobierno alemán, que aplica 14 semanas, alertó de que alargar la baja maternal será disuasorio para crear empleo, en particular para las jóvenes. La patronal germana evaluó en 500 millones de euros anuales el coste del proyecto de Spidla. La semana pasada, antes de que se presentase la propuesta de la Comisión, la ministra española de Igualdad, Bibiana Aído, declaró que la ampliación de la baja de maternidad "no estaba prevista".

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) no se pronunció ayer sobre la medida, que, declararon, aún deben estudiar. En España, la cuantía de la prestación por maternidad equivale al 100% del salario y se abona directamente por la Seguridad Social, aunque la empresa sigue pagando la cotización de la empleada. En el primer semestre de 2008, la Seguridad Social española dedicó más de 825 millones de euros al pago de esta prestación y tramitó más de 180.000 de estas bajas.

La secretaria de Mujer de Comisiones Obreras, Carmen Bravo, definió ayer la propuesta como positiva, pero con salvedades. "Sería mejor y más eficaz para la conciliación que esa ampliación recayese en el padre, o que los permisos fueran para ambos progenitores", dijo.

La propuesta

- La Comisión propone que se pague el 100% de la nómina durante esas 18 semanas o, en su defecto, la retribución correspondiente a la baja por enfermedad.

- Establece el derecho de la mujer a reclamar flexibilidad en su trabajo al incorporarse. El empresario no está obligado a darlo.

- La vigente prohibición de despedir durante la baja por maternidad se extiende a preparar el despido durante esa ausencia con vistas a aplicarlo tras la reincorporación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 2008

Más información