Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar se apunta al negacionismo del cambio climático

Un libro publicado por FAES afirma que el calentamiento es un mito

José María Aznar presentará el próximo día 22 de octubre un libro que califica el cambio climático como un mito, que denuncia "el alarmismo climático" y que afirma que la comunidad internacional debe prestar mayor atención a otros asuntos más preocupantes que "el aumento en unos grados de la temperatura global".

La fundación dice que el ecologismo deriva en "una ideología totalitaria"

La FAES (Fundación para el Análisis y Estudios Sociales) que Aznar preside ha decidido alinearse con esas ideas al editar el título Planeta azul pero no verde, escrito por el presidente checo, Vaclav Klaus. El libro, de 150 páginas, está editado por Gota a Gota, el sello editorial de FAES. Ya se ha traducido al inglés, alemán, ruso, polaco y holandés y a las librerías españolas llegará la próxima semana. En sus páginas, este jefe de Estado que no oculta su euroescepticismo y se declara admirador del pensamiento de Margaret Thatcher, afirma: "Las ambiciones humanas megalómanas, la falta de modestia y de humildad siempre terminan mal". Se refiere, según una portavoz de FAES, a que el ecologismo "tiene el peligro de acabar siendo una ideología totalitaria que pretende tomar soluciones planetarias".

La portavoz afirmaba ayer que tiene muchos motivos para publicar el libro de Klaus: "Primero, es bueno, con una argumentación de economista pero divulgativo. Segundo, intenta dar a conocer un punto de vista que va contra lo políticamente correcto. Tercero, es un libro escrito por un jefe de Estado (algo poco habitual) que, además, es un economista liberal de reconocido prestigio".

El propio Klaus anticipó el pasado junio a EL PAÍS las cuestiones que se plantea en su obra: "¿Es el calentamiento global una realidad?; si es una realidad, ¿es culpa del hombre?; si es así, ¿es un problema?; ¿vivirán mejor o peor los ciudadanos del mundo porque haya pequeños incrementos en la temperatura global?; si es una realidad, y no es un problema, ¿puede el hombre detener el proceso?, ¿puede cualquier análisis razonable sobre el coste-beneficio justificar cualquier cosa, que se puede hacer ahora? Podemos decir sí con algún grado de probabilidad sólo a la primera pregunta. Para otras, mi respuesta es no".

Desde el Partido Popular, Carlos Floriano, portavoz del grupo en el Congreso de los Diputados en materia de medio ambiente, declinó ayer hacer declaraciones.

Si asume las tesis expuestas en el libro de Klaus, el ex presidente del Gobierno de España se alejaría incluso de George Bush, que ya ha asumido la gravedad del calentamiento global. A pesar de que en el pasado se había mostrado escéptico sobre el impacto humano en la temperatura del planeta, su Gobierno aceptó en la cumbre de Bali del pasado diciembre que el hombre es el principal causante del cambio, un consenso al que han llegado ya más de 3.000 científicos en el marco de la ONU. EE UU ha rechazado hasta el momento asumir compromisos concretos de reducción del CO

2, si bien ya negocia objetivos voluntarios a largo plazo.

Las evidencias de los científicos

- Las actividades humanas han hecho aumentar de forma "inequívoca" los gases de efecto invernadero y aerosoles desde la época preindustrial.

- La media mundial del nivel del mar aumentó a una velocidad media anual de uno a dos milímetros durante el siglo XX.

- Desplazamiento de plantas, insectos, pájaros y peces hacia los polos o hacia latitudes más altas para evitar el efecto del aumento de las temperaturas.

- Disminución de la extensión de la capa de nieve en un 10% desde que se registran observaciones por satélite en los años sesenta.

- Aumento de la temperatura media de la superficie terrestre de entre un 0,8 y 0,4 grados centígrados.

- Disminución de los días de frío y las heladas en casi todas las zonas del planeta durante el siglo XX.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de septiembre de 2008

Más información