Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los gitanos se esfuman de Italia

El censo reduce a cifras mínimas la presencia romaní - Las ONG denuncian que muchos han huido - España, Francia y Rumania, nuevos destinos

En la provincia de Roma, la Cruz Roja ha identificado hasta ahora a 2.200 ciudadanos gitanos en 30 campamentos ilegales. En Milán, la policía ha fichado a 1.500 en campos autorizados. En Nápoles las cuentas del Gobierno suman apenas 1.200. A un mes de ser completado, el llamado Censo Maroni parece rebajar mucho el alcance de la cacareada "emergencia gitana".

Los gitanos parecen haberse esfumado de repente. Según el presidente de Cruz Roja en Roma, Fernando Capuano, "las primeras cifras que se dieron, sinceramente, estaban infladas, pensábamos que había 12.000 y ahora no creemos que haya más de 6.000".

Según la ONG Everyone, que trabaja con los gitanos en Milán, la razón es otra: "La persecución sistemática de las autoridades ha logrado su objetivo, muchos gitanos se han asustado y han decidido marcharse".

Tras las críticas, la toma de huellas dactilares se ha reducido al mínimo

España, Francia, Alemania o incluso el regreso a Rumania son los destinos elegidos. Nikole Vankuta, de 29 años, rumano, cabeza de una familia de siete personas, cuenta por teléfono desde Milán que están preparando todo para marcharse a España. "Aquí no se puede estar", dice. "No hay trabajo ni dinero, tenemos problemas con la policía todo el tiempo. España está más tranquilo. Tenemos paisanos en Torrevieja, en Madrid, en Castellón, y allí no pasa lo que aquí".

Aunque es muy difícil determinar cuántos romaníes se han marchado, lo que parece claro es que los rumanos están yéndose en masa. "Se están yendo todos, sólo deben quedar ya 6.000 o 7.000", calcula Nico Grancea, un rumano calé que vive en Pesaro. "Mis suegros se fueron primero a España y ahora están en Francia. Aquí la presión es insoportable".

Roberto Malini, responsable de Everyone, calcula que el número de gitanos se ha reducido a la mitad en poco más de un año. La razón, explica, es que "antes, Italia nunca había hecho nada por los gitanos, los consideraba invisibles, pero en los últimos dos años las instituciones, las fuerzas del orden y la propaganda de los medios se han unido contra ellos".

La consigna de mano dura sigue marcando el día a día. Ayer, dos familias gitanas que vivían cerca de Rímini denunciaron haber recibido una paliza a manos de los carabineros de Bussolengo. En Roma, el 4 de septiembre, fuerzas de la policía y el Ejército desmantelaron varios campamentos en la orilla del Tíber.

Paolo Ciani, de la organización católica Comunidad de San Egidio, cree que "aún es pronto para saber si ha habido un éxodo masivo, porque en verano siempre hay más movimiento y algunos vuelven a su país por vacaciones". En todo caso, Ciani subraya que el Gobierno "dio cifras absolutamente infladas, y si ahora son más bajas podrá decir que su política represiva ha sido un éxito".

El alcalde de Roma, Gianni Alemanno, habló de que había 20.000 gitanos irregulares en Roma. La Cruz Roja sólo ha identificado a 2.200. En Milán, la alcaldesa, Letizia Moratti, manejó cifras de 25.000 personas, pero a día de hoy, sólo se han contado 1.500 en la ciudad. "Si se confirman esas cifras, alguien debe explicarlo", dice Ciani. ¿Para qué crearon ese fantasma? ¿Quizá para decir ahora a sus electores que los han echado?".

La nota positiva es que tras la condena general a la toma de huellas dactilares, el mecanismo parece haberse reducido al mínimo. El presidente de la Cruz Roja romana, Fernando Capuano, afirma que sus voluntarios no han tomado ni una sola huella, ni a adultos ni a niños. "No ha hecho falta porque todos tenían papeles".

El censo más transparente es el de la capital: en los 30 campamentos ilegales revisados habitan, dice Capuano, "sobre todo rumanos, seguidos de bosnios, serbios, sintis italianos, y caminantes. Hay 900 menores, la mayoría nacidos en Italia y con un nivel de escolaridad muy bajo, del 20%". La situación en esos campos es de enorme degradación. "No hay agua ni luz", dice Capuano.

El mito del gitano rumano se revela especialmente falso en Nápoles. Entre las 1.200 personas censadas, hay "poquísimos rumanos", según el portavoz de la Delegación del Gobierno. Probablemente, el incendio de Ponticelli fue la invitación más eficaz al exilio.

Población gitana

- El censo de población gitana puesto en marcha por el Gobierno de Berlusconi apunta a que su presencia en Italia es muy inferior a la cifra que auguraba la derecha.

- En Milán, frente a una previsión de cerca de 25.000 personas, de momento sólo han sido censadas 1.500. En Roma, los censados son 2.200 (se calculaban 20.000), y en Nápoles, 1.200 (frente a una previsión de 10.000).

- Algunos expertos denuncian que el Ejecutivo dio cifras intencionalmente infladas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 2008

Más información