La Comisión Europea vaticina que España entrará en recesión este año

Bruselas prevé también dos trimestres negativos para Alemania y Reino Unido

La caída de la economía está siendo más dura de lo imaginado, especialmente para España y el Reino Unido. Ambos países entrarán en recesión en la segunda parte de este año, según el pronóstico presentado ayer por la Comisión Europea. Alemania entraría también en recesión en el tercer trimestre, pero saldría de ella al finalizar el año por el mayor potencial de su economía.

El déficit exterior y la dependencia del petróleo golpean a la economía
Almunia pide a los países con margen que ayuden a los sectores más débiles
Más información
Solbes resta importancia a la entrada de España en recesión si sirve para "limpiar la economía"

La imagen central del nuevo escenario económico es que la UE registrará "una desaceleración mayor de la esperada", según el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia. En este panorama, España y Reino Unido son los que registran un deterioro "más brusco" respecto a las anteriores proyecciones de abril.

Las previsiones de Bruselas indican que para el conjunto del año la Unión crecerá un 1,4%, y la zona euro un 1,3%, lo que supone un fuerte recorte a las estimaciones del pasado abril, del 2% y 1,7%, respectivamente. El deterioro de la economía se intensificará durante el tercer y cuarto trimestre, en los que tanto la UE como la zona euro prácticamente no crecerán, aunque en conjunto conseguirán esquivar la recesión.

España registrará todavía un crecimiento anual del 1,4%, frente al 2,2% previsto en abril. Pero en los dos últimos trimestres del año sufrirá una contracción (del 0,1% y 0,3%, respectivamente). En Reino Unido la contracción será del 0,2% durante la segunda parte del año. Ello significa que ambos países entran en recesión al sufrir dos trimestres seguidos de crecimiento negativo.

En el análisis de la crisis española, el informe de Bruselas señala que "la aguda ralentización es principalmente explicada por la contracción del sector de la vivienda, que se ha visto agravada por la persistencia de turbulencias en el sector financiero y las expectativas de inflación más altas de lo esperado, estimuladas por los altos precios del petróleo". El informe añade que "el déficit corriente de dos dígitos de la economía española, junto con una más alta dependencia del petróleo que otras economías, están reforzando el efecto de los shocks sobre la actividad económica".

Las previsiones de inflación también empeoran en la zona euro, al pasar del 3,1% previsto en abril al 3,6%. Sobre este punto, el comisario fue categórico, "cuanta más inflación, más riesgo de que la economía caiga en recesión". Aunque, a su juicio, la discusión sobre si la economía española entraba o no en recesión "no es el debate que España necesita".

En varias ocasiones Almunia insistió en la "incertidumbre" de las previsiones, "en este caso mayores" por los riesgos más bien a la baja del crecimiento. Según la Comisión, los principales riesgos identificados en primavera se han cumplido, "acompañados de un agravamiento de las turbulencias financieras, la explosión de las materias primas, y una mayor expansión de los trastornos de los mercados inmobiliarios".

En su opinión, "es fundamental avanzar con el programa de reformas en Europa para proseguir la creación de empleo y responder mejor a las presiones del exterior. Debemos acelerar la puesta en práctica de la hoja de ruta para contribuir al restablecimiento de la confianza en los mercados financieros y preservar las mejoras en las finanzas públicas".

En este sentido recordó que "aquellos países, y ahí está el caso de España, que hicieron los deberes en la parte alta del ciclo ahora tienen margen en sus políticas fiscales y presupuestarias". Almunia "recomendó" que los "Estados que tienen un margen disponible lo utilicen para ayudar a los sectores más débiles de la población".

José María Fidalgo y Cándido Méndez (en primer término), en su reunión de ayer con Solbes.
José María Fidalgo y Cándido Méndez (en primer término), en su reunión de ayer con Solbes.GORKA LEJARCEGI

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS