Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España tiene más titulados, pero la baja demanda tira sus salarios

La OCDE advierte que disminuye la ventaja económica por ser universitario

Corren malos tiempos para los universitarios españoles, según el último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentado ayer en París. El estudio, centrado en el curso 2005-2006, alerta de una "demanda más débil" de titulados superiores y de una entrada en el mercado laboral de éstos con salarios "relativamente bajos".

España invierte 5.000 euros anuales por alumno, 1.058 menos que en la OCDE

En siete años, el español dueño de un título superior ha pasado de ganar un 73% más del que sólo poseía el graduado escolar a separarles un 47%. En el resto la brecha se mantiene por encima del 60%. En EE UU, Portugal o Reino Unido los universitarios cobran el doble. Este panorama coincide con que en España ingresan menos alumnos en la educación universitaria -del 45% al 43% en seis años- y aumentan en los ciclos de grado superior -del 14,9% al 21,2% en ese periodo-. La ecuación es fácil: menos años de estudio para conseguir un sueldo similar. En todo caso, España tiene más población con estudios superiores que el resto: un 39% de los que tienen entre 25 y 34 años, por encima del 33% de media de la OCDE y el 30% que registra la UE. En 2006, el 91% de los alumnos de estudios superiores en España estaban inscritos en instituciones públicas. Su matrícula era baja, 795 dólares, comparada con Australia (3.855 dólares) o Canadá (3.464) aunque sólo un 34% se benefició de alguna beca.

Por otro lado, las estadísticas descubren que Portugal, España y Suiza, por este orden, son los países que mayor rendimiento le sacan a lo que invierten en educación en el segundo ciclo de secundaria. Se han usado cuatro parámetros: el salario de los docentes considerado en función del PIB, las horas lectivas, los años de enseñanza y el número de alumnos por clase. La República Eslovaca, debido a salarios muy bajos -al igual que Polonia- se sitúa en la cola, donde el coste de la enseñanza por alumno es más baja, precedidos los dos países en escasa rentabilidad por Estados Unidos. Éste es, en cifras absolutas, quien más gasta por alumno cada año -incluyendo primaria, secundaria y universidad-, con sus casi 9.200 euros por estudiante. Los suizos les siguen de muy cerca, pero sacan un rendimiento mucho más alto de su esfuerzo. En esa clasificación España está por debajo de la media de la OCDE -6.058 euros-, pues invierte 5.000 por cada estudiante y año.

La cuestión de la inversión privada -dejando al margen la investigación y desarrollo- también ofrece sorpresas. El país de la OCDE en el que secundaria y universidad más dependen de la inversión privada es Chile, seguido de Corea del Sur, Japón, EE UU y Australia. En todos ellos, la universidad está al menos en un 50%, en manos privadas. Según la OCDE, en la mayoría de estados la aportación privada se ha sumado a la pública pero no la ha suplantado. Escapan a esa constatación, pues el dinero destinado a la enseñanza no ha progresado, EE UU, Reino Unido y Corea del Sur. En España, el peso del gasto privado en la secundaria es inferior al 10% y supera el 20% en la universidad. Países con enseñanza estimada de gran calidad, como Suiza, Dinamarca, Finlandia o Suecia, reciben aún menor dinero de los privados pero Canadá o Israel, sí reciben fuertes inyecciones privadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de septiembre de 2008