Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las células adultas modificadas producen insulina

La idea de utilizar células madre para tratar la diabetes podría quedar obsoleta a la luz del hallazgo de que las del páncreas de ratones pueden convertirse en secretoras de insulina directamente, sin pasar antes por la fase de célula madre. Científicos estadounidenses acaban de abrir esta nueva vía para combatir la diabetes en el futuro.

En esta enfermedad, que padecen cuatro millones de españoles, el organismo no produce insulina o produce demasiada poca. Algunas líneas de investigación pasan por obtener células secretoras de insulina a partir de células madre (adultas o embrionarias), las únicas capaces de diferenciarse en múltiples tipos con distinta especialización. Pero según el trabajo presentado hoy en Nature, no es necesario. Son muy pocos los experimentos en que se ha logrado esta reprogramación, con la que se sortean los problemas éticos derivados del uso de material embrionario.

Lo curioso es que nadie sabe bien cómo y por qué se produce. En este caso, se ha logrado insertando tres genes específicos en células pancreáticas de los ratones. Los investigadores los seleccionaron entre más de mil, sin saber cuáles funcionarían. Luego comprobaron que en pocos días secretaban insulina, y que eran muy parecidas en forma y tamaño a las que habitualmente cumplen esta tarea.

En el experimento se emplearon ratones con déficit de secreción de insulina. Pese a que se abre una nueva vía para la investigación en diabetes, la técnica está aún muy lejos de ser extrapolable a humanos. Para insertar los genes reprogramantes se usan virus, algo que no se considera seguro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de agosto de 2008