Guerra en el Cáucaso

Georgia sufre la guerra cibernética

Tbilisi acusa al Kremlin de piratear sus sitios gubernamentales en Internet

Con la invasión no bastaba, así que los piratas cibernéticos o hackers rusos se dedicaron a bloquear o manipular algunas de las principales páginas del Gobierno georgiano en Internet. De ser cierto, es la primera guerra cibernética que acompaña a un conflicto bélico a gran escala. Tbilisi ha acusado directamente a Moscú como responsable de estas fechorías cibernéticas y el Kremlin se ha desentendido.

Un fotomontaje en el que se comparan imágenes del presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, con otras de Hitler en poses similares sustituyó el contenido original de la web del Banco Nacional. También la página del jefe de Estado fue bloqueada durante días y se cerró el acceso al Ministerio de Exteriores.

Más información

Gadi Evron, experto en seguridad informática de Israel, cuestiona la autoría rusa. Admite que es una posibilidad y añade que "considerando que Rusia dejó las buenas formas y comenzó a bombardear, podrían haber atacado objetivos más estratégicos".

Algunos expertos estadounidenses en pirateo informático declararon a The New York Times que los ciberataques contra Internet en Georgia comenzaron el 20 de julio, y se intensificaron al iniciarse la guerra. Sostienen que pudo tratarse de un ensayo, a la espera del gran ataque que se produjo coincidiendo con la invasión rusa. Los primeros servidores usados para atacar la Red georgiana fueron ubicados en EE UU; ya iniciado el conflicto armado, se los situó en Rusia.

Pese a todo, la importancia de los ataques sufridos por Georgia es limitada. Los efectos reales de la actuación de los hackers se ciñen a impedir el acceso a ciertas páginas oficiales, truncando la capacidad de comunicación on-line del Gobierno, que es poca. Georgia se sitúa en el puesto 74 de los 234 Estados y territorios con sitios en Internet, por detrás de Nigeria, Bangladesh, Bolivia y El Salvador. Un ciberataque resultaría mucho más nocivo en naciones con mayor dependencia de Internet. Países como Israel, Estonia o Estados Unidos gestionan servicios fundamentales, como los transportes, a través de sus redes virtuales.

De todos modos, ha sido un primer paso hacia una nueva era en la que los ataques virtuales podrían acompañar al fuego real. Bill Woodcock, director de investigación de Packet Clearing House, una organización no lucrativa que vigila el tráfico en Internet, advirtió que la guerra cibernética es tan barata y fácil de llevar a cabo que marcará el futuro de los conflictos bélicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 13 de agosto de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50