Reportaje:intro | CINE

Thelma y Louise son barrenderas

Como si hubieran cruzado todo el país, pero con un grupo de estilistas detrás, a lo Thelma y Louise, así posan estas dos actrices que seguramente darán mucho que hablar después del estreno de su última película, Una palabra tuya. Están metidas en un mini descapotable de color amarillo, vestidas casi al completo con moda española y parece que van a morir de glamour. Pero las apariencias engañan. Estas Thelma y Louise se llaman en realidad Milagros y Rosario y no se desplazan en un Impala descapotable, no. Ellas van en taxi por Madrid, le pegan a los canutos y están más solas que la una.

A Rosario le da vida Malena Alterio, y a Milagros, Esperanza Pedreño. Dos actrices curtidas en papeles secundarios y en series televisivas que se enfrentan, por primera vez, a un proyecto cinematográfico que han de sostener prácticamente en cada plano. Alterio ganó gran parte de su popularidad en la serie Aquí no hay quien viva, mientras que Pedreño continúa en Tele 5 con la serie Camera Café, un fenómeno de masas con una audiencia explosiva. Ambas haciendo papeles de comedia. Ahora, el público hablará de ellas por otra cosa. Por dos interpretaciones soberbias basadas en la novela homónima de Elvira Lindo y dirigidas por Ángeles González-Sinde. Será muy raro que no se encuentren con más de un premio y, prácticamente con toda seguridad, las dos lucharán por llevarse a casa para la chimenea un Goya de la Academia.

Rosario y Milagros, perdón, Malena y Esperanza no se conocían antes de embarcarse en esta película. No se habían visto nunca físicamente hasta las pruebas de casting que las unieron. Y esa unión parece que será para toda la vida. Rodar una película de la intensidad de Una palabra tuya tiene que unir para los restos. Al menos esta conversación que mantienen frente a platos con tapitas de lujo en un restaurante de Madrid ofrece una pista de lo que han conseguido estas dos mujeres.

Malena. Ha sido un descubrimiento compartir con Esperanza este trabajo. Al principio yo me decía: yo a esta chica no la pillo. Serán los de Albacete que son así. Al principio pensaba: me estará tomando el pelo, se está riendo de mí? Había un punto que, en serio, no le pillaba para nada.

Esperanza. Te estaba tomando el pelo, claro.

Malena. Pero poco a poco nos fuimos descubriendo y fue un gustazo. Me parece muy creativa, original, especial, auténtica y generosa.

Esperanza. Genuina.

Malena. Lo digo de corazón.

Esperanza. Yo reconozco que no estoy acostumbrada a leer guiones y me cuesta. Sin embargo, éste lo leí de un tirón y me encantó. Conocí a Malena a la tercera prueba. Estaba un poco obligada a hacerme amiga de Malena para hacer la peli, y ella también. Son unas circunstancias favorables para comenzar una amistad porque nos venía bien a las dos como actrices, porque la historia lo requería y porque hemos congeniado, ha sido todo muy fácil.

Elvira Lindo, la autora de la novela en la que se ha basado Ángeles González-Sinde para construir esta película, ha definido su obra como un libro que llevaba pensando mucho tiempo. ?Ha tenido distintas fases de maduración y habla de personas raras, solas, perdidas, que buscan desesperadamente tener a alguien al lado que merezca la pena?. Pues eso, Thelma y Louise, pero a la española, a lo Elvira Lindo. Conmovedoras y luchadoras. Frágiles. Mujeres sin doblez que andan por las calles sin protección ninguna, y a las que la suerte les golpea. Pero hay que sobrevivir; por eso, en un momento determinado de la historia comienzan a trabajar como barrenderas por las calles de Madrid. Milagros abandona el taxi y las dos se convierten en compañeras no sólo de correrías, también de trabajo. ?Fuimos con las barrenderas toda una mañana para saber la dureza de ese curro. Pero con la chica que estuvimos nos sorprendió, porque uno piensa que nadie quiere ser barrendero, pero ella estaba deseando que la hicieran fija. Es un trabajo en el que tú coges tu carro, te vas a tu bola, no tienes que aguantar a nadie, ni a un jefe. Es duro, lógicamente, estás en la calle, a la intemperie. Pero me sorprendió que no vi tan mal el trabajo. Es cierto que estás currando con la basura, con la suciedad, pero ellos van muy limpios. Tienen buen rollo?, así define su experiencia Malena Alterio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 10 de agosto de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50