Zapatero anuncia un plan de austeridad a los 100 días de ganar

El presidente advierte a Rajoy que no aceptará medidas de choque antisociales

En tono comedido, en algunos momentos con toques de humildad, y siempre dirigiéndose "a los que tienen más dificultades", el líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió ayer su derecho y el de su partido a conmemorar sus primeros 100 días de Gobierno y "rendir cuentas".

"Quizá los que nos critican son aquellos que no están muy acostumbrados a dar explicaciones a nadie", ironizó. Y luego anunció: "Tenemos que prepararnos para gobernar con austeridad. Sí, la va a haber, y fuerte, pero con solidaridad con los más débiles".

El líder socialista no está de acuerdo con la receta de reducir gasto público

La conmemoración no fue una fiesta, ni por el fondo ni por la forma, sino un acto de reafirmación en familia, ya que el auditorio de la Casa de Campo de Madrid reunió en torno a Zapatero a un millar de dirigentes y militantes socialistas. Sólo intervino Zapatero, acompañado en el escenario por los miembros de su ejecutiva y del Gobierno.

Tras glosar las medidas que ha adoptado de carácter social, territorial y de lucha contra el terrorismo, y después de reafirmar su confianza en la sociedad española, abordó la situación económica. "Desde el primer día de estos 100 hemos tomado medidas para afrontar el frenazo de nuestro crecimiento económico y de la pérdida de empleo", aseguró Zapatero como autodefensa ante quienes desde la oposición le acusan de inactividad.

Cuando el presidente del Gobierno advirtió que no asumirá, en su conversación con Rajoy hoy en La Moncloa, medidas de choque antisociales, le llegaron desde diferentes ángulos del auditorio recomendaciones espontáneas: "¡Ten cuidado!". Y otros: "¿Para qué te reúnes?". Rodríguez Zapatero aseguró que afrontaba el encuentro con la "mejor predisposición", pero con una advertencia: "No estoy de acuerdo con la receta de Rajoy de reducir el gasto público porque los planes de choque siempre chocan contra los débiles. Y no es una conjetura, eso hizo el PP cuando gobernó".

La advertencia a Rajoy la hizo extensiva al resto de los portavoces parlamentarios a quienes recibirá la próxima semana para hacerles partícipes de las medidas del Gobierno y para escuchar sus opiniones. "Los grupos políticos deben saber que estoy dispuesto al diálogo, con el único límite de enfocar las políticas sociales".

Después de hablar de austeridad, estos pasajes del discurso de Zapatero en los que comprometía su ayuda a los más desfavorecidos fueron los más celebrados por el auditorio. Pero quizá por el estilo sobrio que imprimió Zapatero en su parlamento, lejano de la arenga, todo el acto fue contenido y sólo se dispararon los entusiasmos cuando el líder socialista mencionó a personas de su confianza. Primero, a Carme Chacón, ministra de Defensa; después, al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien felicitó por la detención horas antes de varios terroristas de ETA. Para el mensaje final dejó el toque emotivo, tras el cual sí se dispararon los aplausos: "Os pido que escuchéis a las personas que más dificultades tiene, pero decirles que el principal apoyo siempre les vendrá del Gobierno socialista".

El presidente Zapatero es aplaudido tras su intervención.
El presidente Zapatero es aplaudido tras su intervención.ÁLVARO GARCÍA

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 22 de julio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50