El Defensor del Pueblo teme que los centros para extranjeros sean guetos

Los sindicatos UGT y Anpe rechazan el plan de la Generalitat de Cataluña

El País|Agencias
Barcelona / Madrid - 15 jul 2008 - 22:00 UTC

Al Defensor del Pueblo le preocupa que los centros segregados para alumnos inmigrantes que ha anunciado la Generalitat de Cataluña "lleguen a convertirse en guetos". Su adjunta primera, Maria Luisa Cava de Llano, anunció ayer que pedirá "de oficio" a la Generalitat que informe sobre la propuesta. "Sería terrible [que se crearan guetos] en una época de formación como la escolar y bajo ningún concepto quiero que esto suponga un elemento disgregador", dijo a Europa Press.

La medida no facilita la convivencia, dicen los representantes de los docentes

La Generalitat ha asegurado que estos centros estarán fuera del sistema educativo y que podrán ir a ellos inmigrantes que lleguen con el curso empezado y que tengan de ocho a 18 años. Los ha bautizado como Espacios de Bienvenida Educativa. Y asegura que la estancia en ellos será corta, aunque no ha fijado un plazo máximo.

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, defiende la iniciativa, pero el Ministerio de Educación ha puesto límites al plan de la Generalitat al señalar que la entrada en estos centros debería ser "voluntaria, puntual y por tiempo limitado". Están previstos cuatro centros el curso que viene, tres en Reus (Tarragona) y uno en Vic (Barcelona).

"Cuando tengamos mayor información nos manifestaremos en un sentido u otro. La aceptamos con cautela", añadió la adjunta al Defensor del Pueblo. Cava de Llano aseguró que le "preocupa" que la estancia de los alumnos en estos centros se prolongue en el tiempo. Aún así, adelantó que si ha de suponer "un conocimiento previo sobre nuestra identidad lingüística y cultural, puede ser positivo; pero si va a suponer la separación de niños de la misma edad, inmigrantes y nacionales, que pueda dar la idea de que se trata de algo que disgrega, no estaríamos de acuerdo".

Dos sindicatos, UGT y Anpe, se mostraron ayer en contra de estos centros segregados. UGT los tachó de "segregacionistas" y dijo que el plan "atenta contra los derechos fundamentales de las personas a recibir educación obligatoria y gratuita sin menoscabo de su nacionalidad o procedencia". Para el sindicato de docentes Anpe, para evitar la segregación es imprescindible una escolarización equilibrada de los alumnos inmigrantes, de modo que se favorezca desde el primer momento la convivencia con la sociedad de acogida".

Organizaciones de inmigrantes dijeron que expresarán su "profundo rechazo" a estos centros al ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho; al consejero de Educación de la Generalitat, Ernest Maragall, y al Defensor del Pueblo, Enrique Múgica. El presidente de la Federación de Asociaciones de Inmigrantes, Víctor Sáez, aseguró que la iniciativa "atenta" contra el sistema educativo español y "favorece la segregación racial". Para el presidente de la Asociación Rumiñahui Hispano-Ecuatoriana, Raúl Jiménez, "no se ha tenido en cuenta a los principales afectados: los inmigrantes".

Alumnos del colegio público Marius Torres en L'Hospitalet (Barcelona).
Alumnos del colegio público Marius Torres en L'Hospitalet (Barcelona).CARMEN SECANELLA

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 15 de julio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50