Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat arranca de las cajas un compromiso para financiar pisos sociales

En los últimos meses se ha producido una situación paradójica: ciudadanos a quienes tocaba un piso social se encontraban con que cajas y bancos les negaban la financiación. El cierre del grifo había llegado a la compra de vivienda pública. Para acabar con esta perversidad, y tras semanas de negociaciones a tres bandas entre los departamentos de Medio Ambiente y Vivienda, Economía y Finanzas y las propias cajas y bancos, las partes firmarán mañana un convenio por el que las entidades financieras se comprometen a reabrir el grifo a los adjudicatarios de vivienda pública.

La Generalitat tiene prevista la construcción de 12.000 pisos sociales este año, frente a los 9.000 del ejercicio anterior.

El acto de firma se celebrará por todo lo alto. En el Palau de la Generalitat con la presencia del presidente, José Montilla, y los dos consejeros implicados, Francesc Baltasar y Antoni Castells. En el lado de las entidades figuran las cajas catalanas, a través de la Federación Catalana de Cajas de Ahorros, y bancos como el Sabadell, Popular, BBVA, Santander, además de Caja Madrid e Ibercaja.

El acuerdo establece un tipo fijo con cuotas crecientes para el 80% del valor del piso y un tipo variable pero por debajo del de mercado (el Euríbor, el tipo de referencia para las hipotecas, está al 5,93%) para el 20% restante del coste de las viviendas. De hecho, es el mismo escenario que se prevé, cuando se apruebe, para los pisos de precio concertado catalán, las futuras viviendas cuyo valor estará entre el de las de promoción pública y las del mercado libre.

La aprobación definitiva del precio concertado catalán, lleva semanas asegurando la Generalitat, es inminente. Pero no llega. Primero había que pactar con los promotores privados el precio del metro cuadrado de estos pisos (4.000 euros el metro en Barcelona). Con este escollo salvado, el segundo obstáculo es la financiación. Con toda probabilidad, la negociación del convenio de préstamos para vivienda social habrá desencallado la del concertado catalán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de julio de 2008