Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero se compromete a revitalizar la economía sin recortar la política social

El PP exige reducir un 2% el gasto público y el Ejecutivo promete aumentarlo

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aprovechó ayer un mitin en Burlada (Navarra) para adelantar el eje central de su política frente a la desaceleración económica, que expondrá en su comparecencia el miércoles en el pleno del Congreso. Frente al PP que le reclama un recorte del 2% del gasto público para afrontar el frenazo económico, Zapatero se comprometió ayer a "recuperar el crecimiento económico, manteniendo e incluso aumentando, si es necesario, las políticas sociales".

No sólo crecerán las pensiones mínimas y el salario mínimo interprofesional, pese a los problemas económicos, respondió Zapatero al PP, sino que mantendrá su compromiso de aumentar la ayuda al desarrollo contra la pobreza así como la aportación española para afrontar la crisis alimentaria. Para que no hubiera dudas, defendió que el superávit, acumulado en los años de bonanza, está, precisamente, para "beneficiar a los más débiles -parados, pensionistas...- en situaciones difíciles como la de ahora".

La política de protección de las rentas más bajas ante el frenazo económico la significó Zapatero como "seña de identidad de la izquierda" que contrapuso a "los decretazos o recortes de derechos sociales" que utiliza la derecha, el PP, como "recetas para superar las dificultades económicas". "A la derecha, sólo le preocupa si sube el precio del petróleo como esperanza para ganar las próximas elecciones. A la izquierda, defender a los que tienen más dificultades", remarcó.

Zapatero insistió ayer en la identidad de izquierda del PSOE para responder a las críticas de derechización que ha recibido su Gobierno, tras la aprobación, con sus votos, de la directiva europea sobre inmigración, que alarga el plazo de retención de los sin papeles. Es más. Reivindicó la responsabilidad internacional del PSOE porque se ha convertido en el partido "más importante de la Unión Europea para marcar un rumbo progresista en el mundo".

"Es la alternativa y la única salida al fracaso de las políticas neoconservadoras de derechas, que han originado la crisis financiera, el desastre de la guerra de Irak o las dificultades para luchar contra el cambio climático". En esta clave de alternativa internacional progresista situó la importancia del Congreso del PSOE que se celebra el próximo fin de semana.

Zapatero aprovechó la oportunidad de comparar el próximo congreso socialista con el que celebró el PP hace una semana. Presentó el que prepara su partido como una asamblea para profundizar en políticas de izquierda, de defensa de los intereses generales, frente al del PP que ha acusado "problemas de identidad" y de "falta de proyecto político". "Nosotros no necesitamos disfraces cada equis tiempo, diciendo que vamos al centro. Nosotros somos y hemos sido un partido de izquierdas al servicio de España", destacó. Resumió el cambio del PP, tras el Congreso, en el paso del "se rompe España" al "hay que dialogar con los socialistas", en "poco tiempo", lo que atribuyó a exclusivos intereses electorales. No obstante, saludó el cambio del PP si sirve para que "se recupere la tesis de la convivencia en la España plural, del respeto a las identidades y al diálogo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de junio de 2008