Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Nadie se saltará las reglas de juego"

Que el reto del lehendakari, Juan José Ibarretxe, no preocupa más de la cuenta a Zapatero lo confirmó el presidente ayer en Navarra, donde le dedicó bastante menos tiempo que a su política frente a los problemas económicos, porque sabe que ese desafío soberanista está diseñado en clave electoral. Pero como estaba en Navarra y ante una representación del Partido Socialista de Euskadi, tuvo que referirse a él. Lo que dijo fue de puro trámite: "Ni Ibarretxe ni nadie se va a saltar las reglas de juego". Acompañó esta aseveración de una llamada al "entendimiento y la convivencia", que no dudó en personalizar en la alternativa socialista a Ibarretxe, Patxi López.

Mucho más tiempo dedicó a ensalzar a los socialistas de Navarra por haber permitido que tras las elecciones autonómicas de 2007 gobernara en la comunidad foral UPN (Unión del Pueblo Navarro, marca del PP), pese a que el PSN podría haber gobernado pactando con Nafarroa Bai e IU. "El PSN demostró entonces que en política la responsabilidad puede estar por encima de la ambición de poder", subrayó. Aquella decisión fue traumática para los socialistas navarros y dividió al partido el pasado verano. Zapatero avaló la decisión de no desplazar a UPN, que estaba al borde de la mayoría absoluta, por una coalición que hoy nadie duda de que hubiera entrado en crisis poco después de constituirse, cuando Ibarretxe volvió a su plan soberanista, ya que los partidos nacionalistas de Nafarroa Bai respaldan la iniciativa del lehendakari. Este hecho, unido a los buenos resultados de los socialistas en las elecciones generales en Navarra, permitieron que ayer Zapatero asistiera al cierre de la crisis, con su participación en la presentación de la nueva dirección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de junio de 2008