Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Internet

Tele 5 demanda a YouTube por ofrecer sus contenidos

El portal de vídeos de Google se enfrenta a reclamaciones de grandes cadenas como TF1, Viacom y Fox

A Tele 5 le molesta que cualquiera pueda entrar en YouTube, teclear Los Serrano y ver 2.150 vídeos relacionados con esta serie o cualquiera de las que emite. La cadena no olvida que hace un año alguien subió al portal días antes de que se emitiera un fragmento de uno de sus capítulos más dramáticos, el de la muerte de Lucía (Belén Rueda). Ha sucedido más veces. Y eso le resta audiencia en televisión, pero también en su nueva plataforma de contenidos: MiTele (mitele.telecinco.es).

Así que, tras intentar sin suerte que el portal retirara sus contenidos propiedad de la cadena, el pasado 21 de febrero Tele 5 presentó una demanda contra YouTube en el Juzgado número 1 de lo Mercantil de Madrid por atentar contra sus derechos de propiedad intelectual e industrial. Tele 5 no lo ha hecho público hasta notificárselo al portal, lo que Paolo Vasile, su consejero delegado, calificó de una "aventura". "Las cosas han cambiado. Hay piratas nuevos a los que no persigue la policía", explicó Vasile. "YouTube no es una empresa clandestina. Tiene cara, ojos, cotización bursátil y está haciendo mucho daño a la cultura". YouTube, propiedad de Google, negó ayer haber recibido ninguna demanda por parte de Tele 5.

"No es una empresa clandestina. Tiene ojos, cara y cotización bursátil"

Desde su nacimiento, en febrero de 2005, YouTube se ha convertido en el mayor portal de Internet en contenido audiovisual, con más de 79 millones de vídeos vistos al mes. Y eso supone una amenaza para muchas empresas. Mientras que cadenas como la BBC o las españolas Antena 3, TVE y Cuatro han establecido acuerdos con el portal y abierto sus propios canales en YouTube, otras han optado por la vía de la demanda. La francesa TF1 le reclama 100 millones de euros por difundir sus contenidos, y la productora estadounidense Viacom (propietaria de MTV y de compañías como Paramount o Dreams Works) le pide una compensación de mil millones de dólares por difundir, sin autorización, sus programas (Bob Esponja, South Park...).

Google se ha defendido llevando al juzgado una respuesta en la que asegura que YouTube "va más allá de sus obligaciones legales a la hora de ayudar a los dueños de los contenidos a proteger sus obras", y añadió que la demanda de Viacom "amenaza la forma en que millones de personas intercambian información, noticias, entretenimiento y expresiones políticas y artísticas de forma legítima".

Cadenas, productoras, discográficas y hasta artistas como Prince... Las demandas por violación de derechos de autor se acumulan en los despachos de Google. La empresa adquirió YouTube en noviembre de 2006 por 1.600 millones de dólares (1.032 millones de euros), casi todos pagados en acciones de la compañía. Más de un año y medio después, la empresa matriz ha reconocido que no está consiguiendo beneficios a través del portal, que no encuentra una vía estable y segura para convertirse en un negocio rentable. La escasa publicidad no compensa los costes de mantenerlo en funcionamiento. "Parece obvio", dijo el pasado 12 de junio el presidente de Google, Eric Schmidt, "que deberíamos estar haciendo mucho dinero con YouTube". Añadió que no habían encontrado todavía la fórmula adecuada. Y es que los gastos son astronómicos. Según la revista Fortune, YouTube envía 1.000 gigabytes de datos por segundo con un coste de un millón de dólares al día (640.000 euros) para pagar el ancho de banda necesario.

Aparte de las disputas sobre derechos de autor, YouTube se ha visto envuelto en escándalos que demuestran lo difícil que es filtrar todos sus contenidos: vídeos de ataques a menores grabados con teléfonos móviles, amenazas de muerte o que violan la intimidad de los ciudadanos... El portal de vídeos no es el único canal que da problemas a Google. En Bélgica, un juzgado de primera instancia ha ratificado una condena a la empresa por violar los derechos de propiedad intelectual de varios diarios belgas a través de Google News, que tiene en alerta a los periódicos de medio planeta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de junio de 2008