Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Las sobreactuaciones de Bono

En su afán de notoriedad, nuestro flamante tercera autoridad del Estado suele caer en auténticas sobreactuaciones que, además, pueden llegar a ser realmente hirientes. No sé calificar de otra forma el que el presidente del Congreso reprenda por supuesta falta de respeto a la legalidad -al mostrar la bandera republicana- a uno de los pocos representantes vivos de nuestra dignidad, a un represaliado del franquismo, cuando él ostenta el cargo en base a una legalidad que se legitima única y exclusivamente en que garantiza toda clase de expresiones de todas las sensibilidades políticas. ¿Dónde estaría si así no fuera la Monarquía española?

A lo inconveniente de su increpación se une, a mi juicio, la torpeza, ya que vestido, como a él le gusta, de soldadito defensor de la Monarquía, su actuación supone un torpedo en la línea de flotación de dicha institución, que se sustenta, precisamente, en la integración de todas las sensibilidades -la republicana incluida- y de todas las personas, los represaliados del franquismo especialmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 2008