Andalucía se recupera de la huelga

Los mercados y las carreteras andaluzas recobraron ayer el aspecto de un lunes normal, una vez que los transportistas han puesto punto final a la huelga que la semana pasada colapsó las comunicaciones y vació de productos algunos comercios.

El abandono de la protesta ha frenado los planes más pesimistas que ya habían anunciado algunas empresas como medida inevitable si la huelga se prolongaba. La granadina Cervezas Alhambra confirmó ayer que no presentará el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que barajó hace unos días. Un responsable de la empresa aseguró ayer que la fábrica ya funciona "casi en su totalidad", después de que la semana pasada se paralizaran algunas líneas de envasado. Las plantas de Puleva en Sevilla y Granada también reanudaron ayer su actividad, que había estado paralizada durante los días centrales de la huelga por falta de materia prima. La ERE que se barajó en la planta granadina tampoco se llevará ya a cabo.

Más información

En los mercados de mayoristas de la comunidad la huelga también era ayer sólo un mal recuerdo. Los responsables de la empresa Mercasevilla consideraron la situación "normalizada". En el mercado de frutas y hortalizas la entrada de mercancías durante el fin de semana fue "continuo" y más que suficiente para "garantizar el suministro de cualquier mercancía". Los precios, según un comunicado hecho público por el Ayuntamiento, también empezaron a recuperar la normalidad, tras la subida registrada en los días de huelga. En el mercado de carne la jornada fue la de un inicio de semana cualquiera. Mercasevilla no vende pescado el lunes, pero para hoy espera contar con mercancía más que suficiente para responder a la demanda de este producto.

En Mercamálaga, el fin de semana se cerró incluso con más entrada de productos de lo habitual, según informaron sus responsables.

Algunos transportistas andaluces se sumaron ayer a los últimos coletazos de la huelga, aunque pocos consiguieron su objetivo de llegar a Madrid, donde varias organizaciones habían convocado una marcha. Para minimizar sus efectos, la Guardia Civil estableció un control en Guarromán (Jaén) en el que los camioneros tuvieron que acreditar que iban cargados de mercancía con destino a Madrid. En Málaga, alrededor de 150 transportistas se concentraron ante el centro de Transporte de Mercancías (CMT) a primera hora de la mañana.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción