Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera gran protesta ante la crisis

Interior da permiso a los camiones para que circulen el fin de semana

Comercios, carreteras y gasolineras recobran poco a poco el pulso

La normalidad va regresando, poco a poco, a las carreteras, los mercados y las gasolineras de todo el país. Para contribuir a instaurarla, el Gobierno levantará este fin de semana las restricciones de circulación de camiones pesados con el fin de mejorar el abastecimiento. Mientras, las carreteras vivieron una jornada sin apenas incidentes. Fue un leve respiro en una cadena de desórdenes que cumple ya su quinto día. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, elevó ayer el tono al anunciar "tolerancia cero" ante los actos de violencia de los piquetes.

Tras señalar que los 25.100 policías y guardias civiles siguen garantizando el derecho de los camioneros que quieren trabajar, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, señaló: "La situación se ha continuado normalizando, como demuestra que más del 80% de las gasolineras dispongan de la totalidad de combustible". "Hoy todas las carreteras han estado abiertas".

101 huelguistas han sido detenidos y puestos ante el juez desde el lunes

Zapatero anuncia "tolerancia cero" contra los actos de violencia

En un día en el que se produjeron incidentes aislados, el balance de detenidos y puestos a disposición judicial aumentó a 101. Además, hasta ayer a las ocho de la tarde, los agentes han impuesto 615 denuncias por obstaculizar el tránsito o estacionar de forma indebida.

Los piquetes provocaron incidentes en la autopista A-8, donde de madrugada apedrearon desde el puente de Iurreta a dos camiones que circulaban por esa carretera vasca. También fueron apedreados otros dos en Pamplona. En Cataluña, dos camiones frigoríficos y uno cisterna ardieron en municipios de Barcelona y Lleida. También se registraron incidentes en El Ejido (Almería), donde 2.000 agricultores cortaron la Autovía del Mediterráneo. Y en Tui (Galicia) se produjeron sabotajes a tres camiones portugueses.

Además, el conductor de la furgoneta que el pasado martes atropelló a Julio Cervilla Sojo, que perdió la vida en la entrada de Mercagranada, quedó en libertad provisional sin fianza, con la obligación de comparecer dos veces al mes en el juzgado, informa Efe.

Según su testimonio, uno de los miembros del piquete, el que luego resultó muerto, metió unas tenazas "grandes y oxidadas" por la ventanilla, alcanzándole en una de las manos, que llevaba en el volante, lo que hizo que variara bruscamente de dirección y sin que fuera consciente del atropello.

En el comercio, las grandes superficies y las cadenas de supermercados aseguraron que la situación "se va normalizando". La mejora procedía de los mercados centrales. Pese a todo, en Mercamadrid aún entró un 87% menos de producto que un día normal. "Tenemos reservas, pero en el fin de semana estaremos al límite", explicó Luis Alberto Carrión, gerente de la Asociación de Empresas Mayoristas de Frutas.

En Cataluña, Mercabarna pudo recibir carne y pescado. Pese a estar bajo mínimos, las reservas han aumentando gracias a los "corredores seguros" que establecieron los Mossos d'Esquadra.

En Andalucía también entran más víveres. El pescado viene de Portugal y Marruecos. En Sevilla escasea el cerdo blanco y algunos tipos de fruta y verdura, lo que ha hecho que suba el precio, sobre todo del tomate rojo y la lechuga. En Mercacórdoba entró algo de pescado, fruta y verdura.

En Valencia, el desbloqueo por parte de las fuerzas de seguridad permitió un progresivo reabastecimiento de industria y comercio. Sin embargo, en el puerto de Valencia el sindicato Transcont logró que ninguna operadora rompiera el cerco.

Mayor retraimiento de la actividad se observó en el País Vasco. Muy pocos compradores visitaron Mercabilbao, principal distribuidor. Falta pescado, pero la Federación de Cofradías de Guipúzcoa vuelve hoy a faenar a pleno rendimiento. En Galicia, la decisión de la flota de bajura de reanudar la actividad devolvió algo de actividad a las lonjas.

Más allá del comercio, las estaciones de servicio notaron también el avance. El 82% de las 3.600 que controla Repsol estaban operativas. Pero centenares de gasolineras se ven todavía afectadas por la falta de carburantes. Comunidades como Galicia, Cataluña, Valencia, Andalucía y Extremadura todavía registraban convoyes de camiones cisterna escoltados para prevenir incidentes. A pesar de las dificultades, fuentes del sector daban por superado lo peor.

Con información de Elsa Granda, Santiago Carcar, Lucía Abellán y las delegaciones de EL PAÍS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de junio de 2008