Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera gran protesta ante la crisis

Corbacho rechaza que haya despidos con el pretexto del paro del transporte

Varias empresas anuncian expedientes de regulación de empleo temporales

Las protestas de los transportistas perdieron virulencia ayer tras la contundente intervención del Ministerio del Interior, pero las señales de asfixia económica se amontonan tras cuatro días de paro. Muchas compañías suspendieron su actividad por falta de suministros y varias, sobre todo en las industrias automovilística y agroalimentaria anunciaron ayer expedientes de regulación de empleo (ERE) temporales. Una opción que no fue bien recibida por el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho.

"No se puede plantear seriamente que 24 horas de falta de suministro de unas piezas motiven un ERE", afirmó Corbacho cuando se le inquirió por los expedientes. "Si tienen otro problema de fondo que lo planteen, pero que no busquen esa excusa, no la voy a tomar en consideración", añadió el ministro de Trabajo.

Las industrias automovilística y agroalimentaria, las más afectadas

La decisión en la mayoría de los casos, sin embargo, no corresponderá a Trabajo, que interviene cuando una compañía pretende hacer despidos en varias comunidades, sino a los Gobiernos autonómicos. Hasta ayer, sólo Bridgestone había anunciado un ERE para dos comunidades distintas (1.200 trabajadores afectados en Burgos y 800 en Vizcaya).

El despido temporal más numeroso corresponde a la fábrica barcelonesa de Seat en Martorell. La compañía automovilística presentó un ERE "por causa de fuerza mayor y duración indeterminada" para 8.806 trabajadores al no llegar material. Otro tanto ha ocurrido en la fábrica de Sharp de Sant Cugat del Vallès, que ha presentado un expediente para 387 de sus 597 trabajadores.

El paro de los transportistas ha destapado el flanco débil del sistema de producción just in time, que permite ahorrar costes al recibir las piezas justo en el momento de utilizarlas, pero deja incapacitada a una empresa para afrontar más de dos días con problemas de suministro. Con el ERE, la factura de esta debilidad la pagarían los trabajadores y el Estado, algo que los sindicatos CC OO y UGT criticaron con dureza. El Gobierno catalán, en línea con lo dicho por Corbacho, advirtió de que rechazará los expedientes que utilicen la huelga "como excusa" y escondan otros problemas de las factorías.

El sector del automóvil es uno de los más golpeados. Según la patronal Anfac, las 18 factorías estaban ayer paradas o con una actividad mínima. La fábrica de Ford de Almussafes (Valencia) retomó la actividad en la planta de montaje, tras haber recibido algunos suministros. La compañía, que tuvo que interrumpir la cadena de producción el miércoles, presentó un ERE ante la Generalitat que afecta a unos 3.000 operarios. Fuentes de Ford explicaron que hoy se recuperará la normalidad y que el expediente se aplicaría sólo sobre los turnos afectados.

Otro gran damnificado por el paro es el sector agroalimentario. Campofrío planteó un despido temporal para sus 140 trabajadores en Olvega (Soria) y Incarlopsa, proveedor cárnico de Mercadona, presentó otro ERE para 500 empleados de dos factorías. La industria láctea, al no poder dar salida a su producción, interrumpió su actividad en muchos casos -Puleva suspendió la producción en cuatro plantas-, y en varias cerveceras, como Cruzcampo-Heineken en Sevilla, se dejó de envasar ayer.

La dificultad extrema para recoger la producción en el campo acelera las pérdidas de agricultores y ganaderos: según la federación de productores hortofrutícolas, la merma de ingresos llegaría ya a los 100 millones, mientras que las asociaciones de ganaderos la cuantifican en 45 millones. Y los productores del plátano canario pusieron el grito en el cielo porque su producción está varada en buques frigoríficos ante el bloqueo de los puertos.

El goteo de expedientes de regulación de empleo y cierres se extiende por toda la economía. De las 37 plantas cementaras apenas salieron camiones, según la patronal. Y el 70% de las hormigoneras dejó de operar. La construcción, pues, está también seriamente afectada, como lo están algunas actividades asociadas: en la Comunidad Valenciana, cuatro empresas cerámicas presentaron expedientes de despido temporal para 100 trabajadores.

Aragón es una buena muestra del extenso impacto del paro. Además de la planta automovilística de GM (8.000 trabajadores), también suspendieron su actividad empresas de componentes como Lear, Zanino o Casting Ros y anunciaron despidos temporales la fábrica de colchones Pikolín (900 trabajadores en plantilla), la papelera Saica (350 empleados), que para por primera vez en 65 años, o la firma de electrodomésticos Balay (1.260 trabajadores). El consejero de Empleo de Aragón, Alberto Larraz, confirmó que sobre su mesa hay ya 32 expedientes por las protestas de los transportistas.

Con información de Amanda Mars (Barcelona), Concha Monserrat (Zaragoza), Karim Asry (Bilbao), Santiago F. Fuertes (Sevilla) y Miquel Alberola (Valencia)

Cuarto día de paro

- Las asociaciones que convocaron las protestas, Fenadismer y Confedetrans, deciden seguir con el paro.

- Zapatero asegura "tolerancia cero" con los actos violentos de los piquetes de transportistas.

- Interior levanta las restricciones al tráfico de camiones este fin de semana para recuperar la normalidad.

- El 80% de las gasolineras están operativas. En los mercados centrales entraron algunas mercancías.

- Los actos de protesta disminuyen, aunque hubo cortes de carreteras, quema de camiones y bloqueo de puertos.

- Los taxistas desconvocan la huelga prevista para hoy.

- 101 camioneros han sido detenidos y 615 sancionados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de junio de 2008

Más información