Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Iglesia italiana niega la boda a un parapléjico por impotente

Los parapléjicos e impotentes no se pueden casar por la Iglesia. Es lo que se desprende de la decisión de un obispo de la ciudad de Viterbo, cerca de Roma, que rechazó celebrar el sacramento del matrimonio a una pareja de jóvenes porque el novio, tras un grave accidente de coche, ha perdido la "capacidad de procrear". El caso, relatado el sábado por el diario italiano Il Messaggero, ha vuelto a dividir a la Iglesia y a la sociedad civil en Italia.

La historia de los dos jóvenes, cuyos nombres no han sido publicados, es increíble y dramática a la vez. Ambos tienen 25 años, llevan algunos de novios y hace meses decidieron casarse. La suerte, en su peor forma, se ha puesto en el medio. Dos meses antes de la fecha establecida, él resultó herido en un terrible accidente de coche, que puso en riesgo su vida. Tras varios días en reanimación, se ha recuperado, pero, por una grave lesión en la columna vertebral, ha perdido la movilidad de cintura para abajo.

Los novios decidieron casarse a pesar de todo en la fecha establecida. Comunicaron su intención al obispo de la ciudad, Lorenzo Chiarinelli, quien les pidió una declaración de toma de conciencia acerca de los riesgos y las dificultades futuras. Entregaron el documento pero entonces llegó la sorpresa. "Non possumus [no podemos]", respondió Chiarinelli con el argumento de que el código de derecho canónico lo impide a quien no puede procrear.

Los jóvenes se casaron el sábado a través del rito civil. El obispo asistió a la ceremonia y dijo: "A los interesados han sido explicadas todas las motivaciones de una realidad que no depende ni de la discrecionalidad ni de la intencionalidad de los sujetos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de junio de 2008