Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña pide a la desesperada médicos extranjeros sin homologar

La Generalitat alerta de que no tendrá suficientes especialistas este verano

Homologar el título de médico especialista para un profesional extranjero es un proceso largo que puede llegar a los dos años. No hay tiempo. En España faltan médicos o, según algunos expertos, están mal repartidos por comunidades y especialidades. Y el verano puede ser especialmente duro en los ambulatorios de las zonas turísticas. Los cálculos de Sanidad apuntan a que hacen falta en España unos 3.000 médicos especialistas.

El proceso de convalidación es "muy lento", dice la consejería catalana

"Puede ser peligroso", asegura el Colegio Oficial de Médicos

La consejera de Salud de la Generalitat, Marina Geli, solicitó ayer al ministro de Sanidad, Bernat Soria, la posibilidad de contratar médicos extranjeros que se encuentran en espera de homologar definitivamente su título. Geli se apoya el artículo 18 de la Ley de Ordenación de los Profesionales Sanitarios, que permite, mediante la aprobación de un decreto, el reconocimiento profesional como especialistas de estos profesionales hasta que llegue la equiparación definitiva. Los médicos proceden en su mayoría de Latinoamérica, afirmó la consejera Geli, principalmente de Argentina, Colombia y Ecuador, mientras que el personal de enfermería proviene de los países del este.

"El proceso de homologación para los especialistas es muy lento. Evidentemente, solicitamos al Ministerio que agilice los trámites. El desarrollo del artículo 18 permitiría acreditar a estos médicos", afirmó Geli. El Departamento de Salud de la Generalitat no descarta que el decreto establezca una prueba que el médico debería superar.

La propuesta de la mañana obtuvo una respuesta por la tarde. La dio el ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, en el Congreso de los Diputados. Pero sólo de pasada. "Trabajaremos para mejorar la integración de aquellos especialistas formados en otros países que sean requeridos", dijo. El ministro recordó que ya hay una posibilidad para lograr una especie de equiparación en dos partes: "Vamos a desarrollar la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias que prevé el reconocimiento en España de títulos especialistas obtenidos en Estados no miembros de la Unión Europea a efectos no académicos, pero sí profesionales", añadió.

Con ello recordaba que ya está prevista en la ley una especie de sistema de dos velocidades. Permite primero que los profesionales extranjeros puedan actuar como médicos viendo pacientes si tienen el título correspondiente. Y prevé para más adelante, un proceso de selección más riguroso si, además, quieren participar del sistema de formación de nuevos especialistas. A esta posibilidad es a la que se refería Geli como una medida de urgencia para solventar la falta de médicos en verano.

La consejera catalana, que se reunió por la mañana con Soria, también reclamó la posibilidad de contratar residentes de médicos de familia de último año sin contradecir el estatuto de residentes. La medida, según la consejera, resultaría "muy importante" para puestos en este verano, aunque recalcó que se trata de una "necesidad a lo largo de todo el año". Sin embargo, los estudiantes ya se han manifestado en otras ocasiones contra esta medida porque consideran que los cuatro años se deben dedicar exclusivamente a la formación, aunque eso incluya una parte práctica, siempre bajo la supervisión de un tutor.

El sistema sufre sobre todo la falta de médicos de familia. Los licenciados en Medicina no tienen interés en trabajar en Atención primaria. El resultado de las pruebas para MIR (médico interno residente) del año pasado mostró que de 1.859 plazas ofertadas para cursar la especialización, un 13% (253) quedó vacantes. Los médicos de familia, junto a anestesistas, cirujanos, pediatras y radiólogos son las especiliades en las que más médicos faltan, según el estudio que presentó hace algo más de un año el Ministerio de Sanidad. La Organización Médica Colegial calcula además que entre 2016 y 2026 se jubilarán 54.000 facultativos.

La propuesta de Geli despertó críticas. El presidente del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB), Miquel Bruguera, consideró que "saltarse los principios puede ser peligroso" y que lo que se debe hacer es agilizar los procesos de homologación. "El actual modelo sanitario no permite dar más soluciones. Los médicos que faltan dependerán del nuevo modelo que se establezca", subrayó Bruguera, que aboga por establecer nuevas normas de juego que permitían una mayor autonomía de gestión. El sindicato Metges de Catalunya lamentó la falta de planificación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de junio de 2008