Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jurados de los Jaime I piden que el agua sea patrimonio de la humanidad

Los jurados de los premios Jaime I, entre los que figuran un total de 18 premios Nobel, solicitaron ayer que el agua dulce sea considerada patrimonio de la Humanidad. La reclamación fue leída antes de iniciarse la jornada de deliberación para seleccionar a los ganadores de las seis modalidades de los premios (investigación básica, economía, investigación médica, protección del medioambiente, nuevas tecnologías y urbanismo, paisaje y sostenibilidad) que se darán a conocer hoy. Los jurados se reunieron ayer en el antiguo convento de Santo Domingo de Valencia, hoy sede de Capitanía, para decidir qué candidatos son los merecedores de los galardones.

En la declaración, que se justifica por la gran preocupación de los jurados sobre un recurso que condiciona "el futuro de la Humanidad", se afirma que el agua dulce es escasa y está mal distribuida. Los jurados pretenden con esta declaración realizar un llamamiento a la "conservación por parte de todos de un bien tan preciado".

Esta llamada institucional es la tercera que realizan los jurados de los premios Jaime I. La primera fue en el año 2006 y se centró en la importancia de los bosques. La segunda, realizada el año pasado, alertó sobre las consecuencias del cambio climático.

En representación de los jurados comparecieron ayer el coordinador de los premios, Santiago Grisolía; el investigador mexicano y premio Nobel de Física Mario Molina y el astronauta Miguel López Alegría. Molina reclamó un pacto internacional que establezca medidas concretas para mejorar la eficacia energética y ahorrar más agua, especialmente ante el cambio climático que se ha traducido en un creciente deshielo, un aumento de inundaciones y sequías graves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de junio de 2008