El conflicto colombiano

"Se van los testigos de la 'parapolítica"

Los críticos de Uribe aseguran que la extradición es una táctica para enfriar el escándalo por los vínculos entre paramilitares y políticos afines al presidente

"Se fueron los testigos de la parapolítica, con quienes los políticos han hecho los acuerdos", dijo sin vueltas el ex ministro de Defensa colombiano Rafael Pardo. Y es cierto: Salvatore Mancuso, el Mono Mancuso como lo llaman en su natal Montería, es una de las personas que más ha hablado de los vínculos de los paramilitares con las altas esferas del poder político. Fue el primero en decir que el 35% del Congreso estaba a sueldo de los paras y, hace poco, en un programa de televisión, aceptó que se había "quedado corto".

Más información
Colombia extradita a EE UU a los 14 principales jefes paramilitares

Hoy hay más de 60 legisladores salpicados en este escándalo, 33 de ellos en la cárcel, entre ellos Mario Uribe, primo del presidente. Y fue más allá: aseveró que todos los poderes públicos habían sido infiltradas por las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Mancuso ha confesado a la justicia algunos de sus cientos de crímenes y ha manchado a varias personalidades. Al ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, lo acusó de haberse reunido con ellos varias veces para organizar un compló contra el ex presidente Ernesto Samper. Del vicepresidente Francisco Santos aseguró que les buscó para crear un frente paramilitar para Bogotá. Y fue también quien denunció que las multinacionales bananeras que operan en el país pagaron jugosos sobornos a la organización.

Mancuso entregó a la justicia el documento en el que 27 políticos, en julio de 2001, se comprometieron a "refundar la patria" con la cúpula de las AUC. La existencia del llamado Pacto de Ralito la había revelado en una entrevista uno de los congresistas uribistas hoy en prisión: Miguel de la Espriella. "La opinión pública debe conocer que las Autodefensas tienen contenido social y político", dijo entonces el legislador.

Jorge 40, al contrario, ha hablado poco. Este poderoso jefe para, que llegó a dirigir a su antojo gran parte de la costa del Caribe colombiana, no dudó en utilizar serpientes venenosas para matar a sus víctimas; así evitaba que se contabilizaran como matanzas. En febrero pasado, confesó con total tranquilidad que en una ocasión -por orden de su antiguo jefe Carlos Castaño, fundador de las AUC- había cumplido con cuotas de muertos: mil por quincena.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El ordenador incautado a uno de los lugartenientes de Jorge 40 sirvió de detonante al escándalo de la parapolítica. Bajo diferentes claves escondía información tan valiosa como espeluznante: detalles de 558 homicidios; políticos, jueces, fiscales, miembros de la fuerza pública en la lista de servidores del jefe para; apoyo económico a políticos; extorsiones y cobro de porcentajes en los contratos públicos.

Don Berna -fue guerrillero, narcotraficante y para- implicó de manera directa al Ejército en el crimen de ocho campesinos de la comunidad de paz de San José de Apartado, entre ellos dos niños. El hecho ocurrió en 2005 y el Gobierno había señalado un culpable: las FARC.

LOS PRINCIPALES JEFES PARAMILITARES ENTREGADOS A LA JUSTICIA ESTADOUNIDENSE

Don Berna

- Fernando Murillo Bejarano (47 años), Don Berna, seguía manejando desde la cárcel de Itagüí su negocio de la droga en Medellín. Fue amigo de Pablo Escobar y luego su acérrimo enemigo. Colaboró con la DEA para la captura del famoso narco.

Ernesto Báez

- Ernesto Báez de la Serna nació en 1955 como Iván Roberto Duque Gaviria. Jurista e ideólogo del movimiento paramilitar. Fundó un partido fascista y fue alcalde de Puerto Boyacá (Caldas). La convirtió en la "capital antisubversiva de Colombia".

Salvatore Mancuso

- Nacido en 1964, Mono Mancuso era el máximo negociador de las AUC en el proceso de desmovilización. Se cree que planeó la masacre de Mapiripán, el primer genocidio para en el sur del país. Estaba en prisión por 87 actos criminales y 336 asesinatos.

Jorge 40

Rodrigo Tovar Pupo, Jorge 40, se desmovilizó con 1.000 de sus hombres en 2006. El ordenador de uno de sus lugartenientes tenía información de 550 asesinatos y de los vínculos de la clase política con los paras. Fue el origen de la parapolítica.

Gordo Lindo

- Francisco Javier Zuluaga, Gordo Lindo, era el jefe del Bloque Pacífico de las AUC. Fue primero narcotraficante y luego paramilitar. La justicia considera que se unió al grupo para eludir las órdenes de captura en su contra por tráfico de drogas.

Historia de muerte

Las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) fueron creadas en 1997 para unir a los grupos paramilitares de ultraderecha regionales ya existentes que combatían, sobre todo, a las guerrillas de las FARC y el ELN. Para la UE y EE UU son terroristas. A los paras se les responsabiliza de la muerte y desaparición de 15.000 personas y de haber perpetrado más de 3.500 asesinatos masivos desde 1982. Unos 31.000 miembros de las AUC se han desmovilizado desde 2003 y quedan 4.000 en activo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS