Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El difícil camino hacia el acuerdo

"La ley es la ley y hay que cumplirla, aunque a algunos presidentes autonómicos no les guste". El dardo, dirigido a los barones territoriales del PSOE, con Manuel Chaves (Andalucía) y Guillermo Fernández Vara (Extremadura) en cabeza, lo ha venido repitiendo el PSC desde que la semana pasada empezaran a levantarse voces contrarias a cumplir lo pactado en el Estatuto catalán.

El PSC contaba hallar problemas para negociar la nueva financiación, pero no esperaba que cuando las conversaciones apenas han comenzado ya salieran voces como las del ex presidente Felipe González que, directamente, apostaran por incumplir el Estatuto, "una ley pactada en Cataluña, en las Cortes y avalada por el pueblo catalán", recuerda el PSC.

Los socialistas catalanes evitan el cuerpo a cuerpo, pero uno de sus dirigentes recordó ayer que, más pronto que tarde, el PSC deberá poner encima de la mesa los 25 diputados logrados en las elecciones y vitales para la victoria de Zapatero. "Cataluña no pide nada que no sea suyo", resumió.

Zapatero lo veía venir. Por eso hace dos semanas pidió en el comité federal del PSOE que antes de entablar conversaciones con "los de fuera", los socialistas llegaron a un acuerdo interno. Pero no ha sido posible porque algunos barones territoriales han estimado conveniente que se les escuche, igual que ellos se han encontrado con la propuesta del Gobierno catalán.

Los criterios de solidaridad que han leído les parecen desenfocados para la realidad de cada comunidad. Y, sobre todo, están convencidos de que el modelo del tripartito destruye el concepto de cohesión que defienden. No ha dado tiempo a empezar las negociaciones discretas que prevé la dirección federal, con José Blanco, Inmaculada Rodríguez- Piñero y Carmen Hermosín a la cabeza, en paralelo al vicepresidente Pedro Solbes.

Ayer, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega trató de templar gaitas. "Vamos a equilibrar intereses en el nuevo modelo y lo vamos a hacer por consenso y con respeto a los principios de igualdad y solidaridad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de mayo de 2008