Reportaje:

El gallego gana la carrera

Medio centenar de bercianos entre los 5.000 niños del Correlingua

Ocho quinceañeros evolucionan en el escenario, en el más puro estilo high school music, mientras el público, una multitud de chavales de su edad, saltan, baten palmas y corean el estribillo: "Adiós ríos, adiós fontes, adiós regatos pequenos...". El tema que aprovecha los versos de Rosalía se llama Historia dunha meiga y el grupo, Relúa, formado por alumnos del Instituto Pastoriza, está actuando en los jardines de Méndez Núñez de A Coruña porque ha ganado la fase comarcal del concurso A mocidade coa nosa língua.

Este universo un tanto paralelo al habitual es el inicio de Correlingua 2008, la duodécima edición de esta apuesta reivindicativa del uso del gallego entre los más jóvenes. Aquí hay cerca de 5.000 alumnos de 40 centros, desde escuelas de primaria a institutos, de toda la comarca coruñesa, que se han concentrado a media mañana en la Torre de Hércules. Desde un nutrido y disciplinado conjunto de niños y -mayoritariamente- niñas de ocho y nueve años, procedente de Muxía, un tanto sobrecogido por el ruido y la gente, hasta pandillas de rastas que alternan la camiseta del Correlingua con las de Bob Marley, o grupos de preadolescentes incipientemente maquilladas que fotografían con el móvil a sus compañeras y al grupo en el escenario. Las niñas de Muxía asienten en grupo a la pregunta de si están a favor del gallego y abren los ojos, desconcertadas, ante la de si saben de alguien que esté en contra.

En la comarca leonesa estudian gallego un millar de estudiantes
"Esto es una fiesta, pero culmina una actividad escolar de todo el curso"

Los que estrenan participación son medio centenar de alumnos de El Bierzo (de Ponferrada, Villafranca o Cacabelos) que estudian gallego. "Tenemos lengua como optativa y damos geografía e historia en gallego", asegura, en un gallego perfecto, Eva, una chica de 16 años de Ponferrada. A su lado, bajo la pancarta con un dibujo que une A Coruña y O Bierzo en una línea de metro llamada Galego, está María, que tiene 14 y es de Toral de los Vados. "Allí no se habla mucho, y en mi familia nadie, pero a mí me gusta y debería hablarse más", dice. En la familia de Darío, un mocetón tímido de 17 años de Villafranca, sí se habla, como evidencia su acento. "Hay que estudiar la asignatura como cualquier otra", comenta. ¿Y no sería mejor escoger una optativa más sencilla? "No". Así, sin más explicaciones.

En el Bierzo hay un millar de estudiantes de gallego, unos 850 en primaria y secundaria y el resto en la Escuela de Idiomas, según los cálculos de Xosé Álvarez, profesor en el Padre Sarmiento. "Empezaron dando la opción en primaria, y hubo mucha afluencia. Cuando esa generación finalizó esa etapa, lo normal era hacer lo mismo en secundaria, y también se apuntaron muchos", cuenta Álvarez, nativo de Redondela. Mientras, en el escenario, Relúa ha dejado paso a otros chavales que leen el manifiesto que han redactado y se dan a conocer los ganadores del concurso de pancartas.

A partir de esta celebración, habrá nuevas convocatorias en doce comarcas más, que sumarán un total de 40.000 participantes. "Esto es la fiesta, pero es el culmen de una actividad escolar que aprueba el claustro y que se desarrolla a lo largo de todo el curso. Se crean lemas, se redactan manifiestos, se diseñan pancartas...", cuenta Mercedes Queixas, la coordinadora de zona de las unidades de normalización de la Consellería de Educación, adelantándose a la pregunta de si los participantes se apuntan para cambiar un rutinario día lectivo por una excursión festiva. Queixas fue responsable de la organización del Correlingua coruñés hasta hace dos años. El actual, Anxo Gómez, comenta que "los chavales que participan una vez insisten en repetir".

Se acerca la hora de coger los autobuses, y en el palco hay un espectáculo de pressing catch a cargo del grupo Chévere. El Enterrador das Palabras -el malo, obviamente vestido de negro- "que usa castrapismos, tiempos compuestos y se inspira en los comentaristas de TVG y en los discursos políticos" contra O Rei Cintolo -ataviado con una colcha de raso a modo de capa- que usa las armas de la gheada y las expresiones populares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de mayo de 2008.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete