Entrevista:Mikel Ruiz Martínez | Director de Cáritas Bizkaia | Las necesidades sociales

"Nuestros datos son otros: la demanda social aumenta"

"No hay ricos y pobres, como pueda haber rubios y morenos: pobre es quien vive en una situación de pobreza, nada más, y eso a todos nos puede ocurrir, seamos altos o bajos". El director de Cáritas Bizkaia, Mikel Ruiz, utiliza su experiencia de 34 años como profesor de Formación Profesional para hacer pedagogía sobre la solidaridad.

Pregunta. El Gobierno vasco constata en su informe una reducción en la bolsa vasca de pobreza.

Respuesta. No lo conozco en profundidad, pero lo que dice es que ha disminuido la percepción de pobreza entre la gente. Nuestros datos son otros, y dicen que las demandas sociales aumentan no disminuyen. El año pasado aumentó la gente que acudió a Cáritas en busca de ayuda.

"Es injusto vincular a los receptores de la renta básica con el fraude"

Más información

P. ¿Y a qué se debe el optimismo gubernamental?

R. Depende de la definición del concepto de pobreza, que para Cáritas viene determinada por la presencia de cinco factores: la carencia material (vivienda, ropa o alimentos), la enfermedad, el aislamiento, la dependencia (por enfermedad mental o drogodependencia) y el sinsentido existencial, la falta de una razón para vivir.

P. Criterios que no comparte el Gobierno vasco.

R. En Cáritas estamos detectando tres realidades emergentes, inmigración, enfermedades mentales y familias desestructuradas, algo a lo que todos estamos expuestos a partir de una ruptura o una pérdida.

P. Mujer inmigrante y sin estudios sería el retrato-robot de la pobreza.

R. Y si además le añadimos una estructura monoparental o una familia desestructurada, el retrato es ya completo.

P. ¿Qué opinión le merece la actuación en la materia de las instituciones vascas?

R. El Gobierno tiene una cierta sensibilidad y receptibilidad, ha avanzado en el reconocimiento de la universalidad de los derechos. Concibe a la persona atrapada en la pobreza como ciudadano con derechos. La Diputación de Vizcaya también tiene esa visión. A nivel municipal, y hablo de Bilbao, observo ciertas cosas con preocupación.

P. Explíquese.

R. La persona encargada de este tema lo afronta como la simple gestión de un asunto que le ha tocado. No reivindica un presupuesto mayor, sino que gestiona lo que hay como buenamente puede. Y me preocupan los discursos que se lanzan. Que una autoridad municipal asocie exclusión con delincuencia, o que vincule a los receptores de ayudas de renta básica con el fraude, eso me parece muy injusto.

P. ¿Se está traduciendo la crisis económica en un aumento de la bolsa de pobreza?

R. La crisis económica afecta menos a nuestra gente [ríe)]. La crisis se nota más en los donativos, aunque en 2007 la cosa se mantuvo estable.

P. Si tuviera la varita mágica para acabar con la exclusión social, ¿en qué dirección la agitaría?

R. Más que por un aumento de los recursos, la clave pasa porque la ciudadanía llegue a ver a las personas en situación de pobreza como unos ciudadanos más, con sus mismos derechos, y les reconozcan el derecho a un nivel de vida idéntico al que disfrutamos los demás.

Mikel Ruiz Martínez

(Portugalete, 1947), casado y con tres hijos, es ingeniero industrial y diplomado en Teología por Deusto. Ha sido profesor de FP durante 18 años en el Centro Xabier y director durante 16 años del Centro Profesional de Somorrostro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 05 de mayo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50