Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Una de piratas

He estado siguiendo la información sobre el secuestro y posterior liberación del barco español Playa de Bakio y su tripulación, tras pagar un rescate. Este tipo de incidentes se repite con demasiada frecuencia, y las aguas de Somalia se han convertido en un hervidero de piratas, tras la desmembración del país provocada por las encadenadas guerras sufridas.

Del desenlace del hecho me surgen tres preguntas que no veo recogidas en ninguna parte. La primera de ellas es: ¿por qué llamamos piratas a los que abordaron el barco y a los abogados londinenses que negociaron el precio del rescate -colaboradores necesarios con pocos o ningún escrúpulo- los llamamos mediadores?

Otra pregunta que me hago es: ¿estamos colaborando en la multiplicación de este tipo de actos, desde el momento en que estos pagos los consideramos en nuestros balances como gastos operativos, aceptamos las negociaciones en bufetes de abogados internacionales e incluso las compañías aseguradoras incluyen estos riesgos en sus pólizas de seguro? Por último, ¿es que no hay ningún Gobierno o institución internacional que tenga algo que decir de todo esto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de abril de 2008