Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:YEN DINH UOC | Ex jefe de propaganda del Ejército de Vietnam

"Vencimos a EE UU porque supimos engañarles"

Tiene 81 años, pero física y mentalmente aparenta muchos menos. El teniente general Nguyen Dinh Uoc afirma, 40 años después de la ofensiva del Tet (Año Nuevo vietnamita), que el alto mando vietnamita la desató porque sabía que "para ganar la guerra al Ejército más avanzado del mundo tenía que confundirle y atraparle en su engaño". Quien estuvo al frente de la división de tanques durante la batalla de Dien Bien Fu -en la que el legendario general Vo Nguyen Giap arrebató Vietnam a Francia (1954)- asegura que de aquellas contiendas no queda rencor. "Luchábamos con coraje por la reunificación de Vietnam", dice.

Ante las elecciones de 1956, previstas en la Conferencia de Ginebra e impedidas por Estados Unidos, este teniente general fue destinado al frente de la propaganda militar como director de la revista del Ejército.

Pregunta. ¿Usted participó en la preparación de la ofensiva del Tet?

Respuesta. No. Precisamente el secretismo fue uno de los motivos de su éxito. Sólo seis personas la planificaron y estuvieron al tanto de toda la operación: el general Van Tien Dung, como comandante de la operación; Tran Van Tra, comandante en jefe del Frente Nacional de Liberación de Vietnam del Sur (Vietcong, en la terminología estadounidense); Le Duan, secretario general del Partido Comunista de Vietnam, y el general Giap, máximo responsable militar y mano derecha del líder Ho Chi Minh, que ya estaba enfermo.

P. ¿Ustedes dieron por perdida la batalla de Khe Sanh antes de empezarla?

R. Fue nuestra decisión. Khe Sanh fue la trampa. Estados Unidos que haríamos en Khe Sanh lo que en Dien Bien Fu, pero nosotros sabíamos que ellos tenían una fuerza destructiva mucho mayor que los franceses y que no podíamos hacerles frente directamente. Infiltramos a nuestros hombres por las colinas, frente a la base de EE UU en Khe Sanh, y ellos concentraron allí dos divisiones aéreas y más de 500 aviones y helicópteros mientras nosotros penetrábamos por todo Vietnam del Sur. [En menos de tres meses de sitio, combates y bombardeos -entre el 21 de enero y el 6 de abril- murieron 10.000 vietnamitas y 500 marines].

P. ¿Por qué se lanzó la ofensiva del Tet?

R. Para darle la vuelta a la guerra. Estados Unidos pensaba que la tenía ganada, que éramos muy débiles y sólo podíamos atacar en el bosque. Demostramos nuestra fuerza y nuestro coraje con un ataque conjunto en el corazón de las ciudades de 41 provincias en dos noches [el 31 de enero y el 1 de febrero].

P. ¿Por qué eligieron la tregua del Año Nuevo para atacar?

R. Necesitábamos cogerles por sorpresa y aunque unos meses antes estábamos preparados, queríamos causar el máximo impacto en un año electoral norteamericano y esperamos a que entrara 1968.

P. ¿Qué consecuencias inmediatas tuvo la ofensiva?

R. La confusión de la Casa Blanca, que tuvo que reunir el 25 y el 26 de marzo a toda la plana mayor de sus estrategas para ver qué se hacía en Vietnam. Era lo que perseguíamos.

P. ¿Temieron que Estados Unidos respondiera con armas nucleares?

R. Sabemos que examinaron esa posibilidad pero la descartaron porque pensaron que la Unión Soviética o China responderían y no querían meterse en un conflicto nuclear. Además, entre 1964 y 1972 les capturamos a 591 militares, la mayoría pilotos, y no querían arriesgarse a matarles.

P. Militarmente, la ofensiva del Tet se considera una batalla perdida, aunque tuviera como consecuencia que ganaran la guerra.

R. No perdimos nada porque lo ganamos todo. La reunificación era lo único importante.

P. Murieron 45.000 norvietnamitas, frente a 6.000 estadounidenses y survietnamitas. ¿Cómo puede considerarla una victoria?

R. Fue el principio del fin de la presencia de Estados Unidos en nuestro país, la salida del general Westmoreland de Vietnam; el fin del presidente Johnson, que no se presentó a la reelección, y el inicio, al año siguiente, de la retirada parcial de las tropas norteamericanas.

P. Después de tanto sufrimiento, ahora les invaden las inversiones norteamericanas. ¿Qué opina?

R. ¡Bienvenidas sean! La guerra pasó y ahora tenemos que mirar al futuro. Nuestras relaciones son nuevas, no se parecen en nada al pasado. Son relaciones de beneficio mutuo entre países libres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de abril de 2008