Castro destituye a un ministro por desgaste ideológico

El primer cambio en el Gobierno de Cuba, desde que hace dos meses Raúl Castro sustituyera a su hermano Fidel, ha sido la destitución, el martes, del ministro de Educación, Luis Ignacio Gómez, y el nombramiento en su lugar de Ana Elsa Velázquez. La decisión se hizo pública en un escueto comunicado, en el que no se daban explicaciones sobre el relevo. Pero Fidel Castro sí las dio. En un artículo publicado en Granma, el periódico oficial, escribió que el régimen ya no tenía "ninguna confianza" en el ex ministro Gómez porque había "perdido energía y conciencia revolucionaria". Además, sostiene que asume la "responsabilidad plena" de la decisión.

Para Fidel, el ex ministro Gómez "estaba realmente agotado", dice en el artículo. El número de viajes del ex ministro es una de las razones para destituirlo. "En el transcurso de diez años, [Gómez] ha viajado al exterior más de 70 veces", continúa. "Durante los tres últimos lo hizo con la frecuencia de un viaje por mes, utilizando siempre el pretexto de la cooperación internacional de Cuba. Por este y otros elementos de juicio, no se tiene ya confianza en él; más claro todavía: ninguna confianza".

Hoy hace dos meses desde que Raúl Castro sustituyó a su hermano Fidel al frente del país, tiempo en el que ha ido eliminando restricciones para usar electrodomésticos y teléfonos móviles en la isla. Por su parte, Fidel Castro, que dejó el cargo por motivos de salud, mantiene el liderazgo de la revolución y sigue siendo primer secretario del Partido Comunista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 24 de abril de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50