Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montilla regresa de Marruecos sin entrevistarse con el rey

El presidente valora los logros políticos y económicos del viaje

El presidente de la Generalitat, José Montilla, finalizó ayer su primer viaje oficial a Marruecos al "más alto nivel", pese a que en ninguno de los tres días ha podido entrevistarse con el rey Mohamed VI. Los anteriores presidentes sí lo consiguieron. Jordi Pujol, por partida doble: en 1994 con el rey Hassan II y en 2001 con su hijo, el actual monarca. Pasqual Maragall lo logró en 2004.

"En absoluto me voy con un mal sabor de boca", aseguró Montilla a preguntas de periodistas. "La entrevista no figuraba en la agenda porque el rey estaba de viaje fuera de Rabat y Casablanca

El primer ministro marroquí se interesa por el futuro de los inmigrantes

[las ciudades visitadas por el presidente de la Generalitat]; era imposible". "De todos modos", prosiguió, "el ministro de Asuntos Exteriores me trasladó ayer la salutación del rey". Maragall forzó su audiencia con el monarca: Mohamed VI también estaba de viaje, en Agadir, pero se desplazó hasta allí en vuelo privado, acompañado por su esposa, Diana Garrigosa.

Montilla calificó su primera visita oficial fuera de la Unión Europea (la primera fue a Portugal) de "muy provechosa", al haber "avanzado sustancialmente en los principales objetivos" y "dado un empujón a una relación entre Cataluña y Marruecos que aún tiene mucho recorrido".

Pese a no haberse entrevistado con el monarca, el presidente de la Generalitat recordó hasta tres veces el establecimiento de relaciones institucionales "al más alto nivel". Montilla, que ha estado acompañado en la mayor parte del viaje por los consejeros Josep Lluís Carod (Vicepresidencia), que se ha mantenido en un discretísimo segundo plano; Josep Huguet (Innovación, Universidades y Empresa), y Joaquim Llena (Agricultura), ha mantenido contactos con tres ministros (Asuntos Exteriores, Economía y Agricultura), con el presidente del Parlamento marroquí y, ayer, con el primer ministro, Abbas el Farsi, una entrevista que se alargó, inusualmente, una hora y media.

"Hemos hablado sobre la cooperación en todos los ámbitos, sobre el encarecimiento del petróleo y de las materias primas en la economía y, por supuesto, de inmigración. Especialmente sobre la repercusión de la desaceleración económica en los inmigrantes que viven en Cataluña". Los marroquíes, el más numeroso de los colectivos inmigrantes en Cataluña (165.000 personas), suponen un tercio de todos extranjeros que residen en España y se concentran especialmente en Barcelona.

Montilla recordó el marcado carácter económico y comercial de su visita oficial al reino alauí (lo acompañaron más de 70 empresarios catalanes de distintos sectores), y subrayó algunos de los principales acuerdos alcanzados por las delegaciones de ambas orillas, como el del Puerto y la Cámara de Comercio de Barcelona para la reserva de unos terrenos en Tánger donde puedan aterrizar las industrias catalanas.

Mientras Montilla volaba hacia Barcelona, los tres consejeros alargaron un día su estancia por el país, en Tánger y Chaouen. Carod para potenciar los proyectos de cooperación, Llena también, pero sobre regadíos. Y Huguet para visitar varias empresas implantadas en el norte del país, la Zona Franca de Tánger y el puerto Tánger-Med.

Cataluña "independiente"

La prensa marroquí se ha hecho eco de la visita del presidente de la Generalitat, José Montilla. Al margen de una entrevista de media página aparecida el lunes en el diario oficialista Le Matin sobre el posicionamiento del Gobierno catalán en relación con el conflicto del Sáhara, ayer fue el día en que la delegación catalana llenó más páginas en los diarios, especialmente por los objetivos industriales y comerciales del viaje.

Libération, sin embargo, de tendencia socialista, insistió en el asunto del Sáhara a raíz de la entrevista, el miércoles, entre el presidente del Consejo Real Consultivo para los Asuntos Exteriores del Sáhara, Khalihenna Ould Errachid, y José Montilla, a quien el periódico concedió el cargo de "presidente del Gobierno independiente de Cataluña". Más adelante recuerda: "A pesar de la postura favorable del Gobierno catalán al proyecto de autonomía (del Sáhara),

la misión de Ould Errachid no será fácil ante Josep Lluís Carod, vicepresidente de José Montilla y uno de los principales partidarios de las tesis separatistas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de abril de 2008

Más información