Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa elige 40 voluntarios para simular un viaje de ida y vuelta a Marte

Dos de los preseleccionados se encerrarán durante 520 días con cuatro rusos

Cuarenta voluntarios han sido preseleccionados por la Agencia Europea del Espacio (ESA) para participar en el experimento de convivencia que simula una misión espacial a Marte y se hará en Rusia durante 520 días. Sólo dos serán elegidos, junto a cuatro seleccionados rusos.

Como explicó Elena Feichtinger, representante de la ESA ante el Instituto de Problemas Médicos Biológicos (IPMB), los datos e historiales médicos de los 40 europeos han sido entregados al IPMB, que es el responsable de dirigir el experimento. Se recibieron más de 5.000 solicitudes de voluntarios de 28 países que querían participar en el ambicioso proyecto.

A mediados de mayo, funcionarios de la ESA elegirán, junto con médicos rusos, a 8 o 10 de los 40 preseleccionados en Colonia (Alemania). Junto a los candidatos rusos, que todavía no han sido preseleccionados, pasarán en Moscú exámenes médicos y entrenamiento para simular las condiciones de aislamiento del vuelo.

El experimento que realiza el IPMB consta de varias etapas, la principal de las cuales consiste en modelar el vuelo completo a Marte: 250 días de ida, estancia de 30 días y 240 días de vuelta, es decir, un total de 520 días. Casi año y medio en que los seis voluntarios permanecerán encerrados en cinco módulos de 550 metros cúbicos. Éstos imitarán la configuración de las naves espaciales que volarán al planeta rojo y contendrán los instrumentos y equipos necesarios de soporte de vida para el viaje.

Este experimento es necesario porque, según sostienen los científicos, el eslabón débil de un futuro viaje a Marte no es la técnica, no son los equipos, sino el ser humano.

No es la primera vez que los expertos rusos simulan en tierra un vuelo espacial, pero el experimento de mayor duración abarcó sólo 299 días. Realizado en 1999, tuvo un grave problema después de que un ruso tratara de besar por la fuerza a una voluntaria canadiense durante la Nochevieja. Además de enfrentar los problemas psicológicos propios de un periodo tan largo de aislamiento, los voluntarios tendrán que pasar por una serie de accidentes. Por ejemplo, tendrán que tomar decisiones por la despresurización de un módulo.

El cosmonauta Valeri Poliakov, entre enero de 1994 y marzo de 1995, voló ininterrumpidamente 437 días, 17 horas, 58 minutos y 32 segundos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de abril de 2008