Los concertados católicos piden la misma financiación que la pública

La escuela privada concertada le sale a la Administración mucho más barata que la pública (gasta la mitad por alumno y cubre el 75% de lo que cuesta una plaza). La principal patronal del sector, FERE, que reúne a los centros católicos, ha reclamado medidas urgentes para revisar la financiación e igualar esas cifras, ya para el año que viene. Reclaman que se haga un cálculo de lo que cuesta un puesto escolar, común para pública y la concertada, y que se financie a esta última de acuerdo con esos baremos.

Un tratamiento igualitario, eso sí, manteniendo en su caso la imagen de centro privado y limitando las exigencias que les pueda hacer la Administración al "máximo respeto a la identidad específica de cada centro, a su carácter o ideario, [...] y a todo su proyecto educativo". El secretario general de FERE, Manuel de Castro, presentó sus peticiones en un acto al que asistió el secretario general del Ministerio de Educación, Alejandro Tiana. Éste reconoció que el sistema de conciertos "necesita ajustes".

Sobre la firma

J. A. Aunión

Coordinador del espacio de Educación de EL PAÍS. Especializado en información educativa durante más de una década, también ha trabajado para las secciones de Local-Madrid, Reportajes, Cultura y EL PAÍS_LAB, el equipo del diario dedicado a experimentar con nuevos formatos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS