Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Deterioro económico

Martinsa logra un acuerdo con sus acreedores para refinanciar la deuda

A última hora, con el ultimátum de la banca pisándole los talones, Martinsa-Fadesa arrancó ayer un acuerdo a los acreedores a los que todavía no había convencido para que le dieran un respiro en el pago de la deuda. Los mercados, que ya descontaban que la inmobiliaria presidida por Fernando Martín iba a lograrlo, la premiaron con una revalorización del 3,5%, hasta los 19,25 euros por acción.

La operación llegó el mismo día en el que se conocieron nuevos goteos de pequeñas inmobiliarias que suspenden pagos. Parece evidente que los bancos son más reacios a dejar caer a las grandes empresas del ladrillo, a pesar de sus abultadísimas deudas, que a las pequeñas que deben algunas decenas de millones.

Para que tenga validez, la operación tiene que contar con la firma por unanimidad de las 35 entidades financiadoras, pero la inmobiliaria confía en que el "preacuerdo base" firmado y presentado ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores es casi ya una victoria.

En la tarde de ayer pudieron respirar un poco más tranquilos tras conseguir el visto bueno de los fondos internacionales, que en un primer momento se inclinaron por el cobro de su parte de la deuda (el 1,33% del total).

Nuevos plazos

Las novedades del nuevo contrato tienen que ver, según la empresa, con "el plazo de vencimiento de uno de los tramos de financiación" y por eso requieren una nueva ratificación por parte de los acreedores. Si todo sale como esperan, la compañía no tendrá que enfrentarse al pago de 362 millones de euros que vencía ayer y que ya había sido aplazado previamente (debía realizarse el 17 de marzo), ya que ninguna entidad "lo ha reclamado". Con el acuerdo pasaría a formar parte "del nuevo calendario".

La inmobiliaria contaría además con más tiempo para hacer frente a los 5.153 millones de euros que adeuda. Esta cantidad equivale al 40% del valor de sus activos y se corresponde a lo desembolsado por Martinsa para la compra de Fadesa.

La compañía tendría cinco años para amortizar la deuda y evitaría tener que afrontar dos vencimientos que debía cerrar este año. Esquiva el desembolso inmediato de 150 millones de uno y 2.000 millones de euros de otro, con vencimiento en septiembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de marzo de 2008