Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Investigada una 'web' por difundir mensajes vejatorios a menores

La Fiscalía de Valencia actúa contra una página sobre colegios de toda España

Los comentarios humillantes sobre dos menores enviados por compañeros de sus propios centros escolares a una página web de libre acceso denominada tcuento.com han alertado a las instituciones. Dos madres, la primera hace un mes y la segunda hace apenas 15 días, pusieron en conocimiento de la Fiscalía de Menores de Valencia, que dirigía la actual fiscal jefe, Teresa Gisbert, las humillaciones que la web recogía sobre sus hijos. En un caso, un niño es objeto de mofa porque se relata con especial inquina un episodio de diarrea que afectó a varios alumnos. "Cagón" es lo más suave que dicen de él en esos mensajes. Cualquiera del mismo centro escolar de Valencia donde estudia el pequeño podría saber quién es sin equivocarse. La otra madre acudió porque sobre su hija, perfectamente identificada, se hacían comentarios de carácter sexual.

La fiscal pidió la intervención del grupo de delitos telemáticos de la Guardia Civil hace algunos días para averiguar dónde está alojada la página y localizar las direcciones IP, así como los ordenadores desde los que se hicieron los comentarios. Ambas cuestiones encierran su dificultad. Dado que la página es un dominio .com, puede estar en cualquier lugar del mundo. La página incluye información de decenas de colegios. Los centros están clasificados por provincias. Ayer, de Valencia había 14 centros escolares con referencias, más de una veintena de Madrid, unos 40 de Barcelona y otras decenas de Murcia, Ávila, Baleares, Castellón o Alicante.

La alerta sobre el contenido de la página no ha quedado sólo en la denuncia de dos madres. El pasado lunes, la Consejería de Educación de la Generalitat Valenciana solicitó protección a la fiscalía por el conjunto de contenidos. Esa solicitud fue contestada de inmediato por el fiscal de guardia. Pero desde el lunes hasta ayer no se había podido hacer aún nada, según fuentes del ministerio público. Tampoco la Guardia Civil ha contestado aún a los requerimientos hechos tras las dos denuncias. Los hechos pueden constituir delitos contra la integridad moral, contra el honor y de injurias.

El hecho de que la página pudiera quedar cerrada hoy mismo no evita que se actúe contra los responsables de los comentarios. La fiscalía entiende que debería actuarse penalmente contra quienes han publicado descalificaciones de los menores. La responsabilidad del alojador de la página web es dudosa. Aunque, de forma provisional, el ministerio público considera que no es el mismo caso de YouTube. Parece claro que el objetivo de la página, como el de YouTube, no es acoger mensajes ofensivos. YouTube, que está fundamentalmente dirigido a mayores de edad, ha retirado vídeos cada vez que se le ha solicitado. Sin embargo, la Fiscalía de Valencia quiere cerrar la página tcuento.com porque existiría siempre el riesgo de afectar a menores indefensos.

La página en cuestión tiene una importante memoria. Un centro de Madrid tenía ayer mismo más de 4.000 mensajes acumulados. En ellos aparecen referencias como que la madre de un escolar paga el centro ejerciendo la prostitución, se identifica a menores y a veces se invita a ridiculizar a la víctima.

"Todos saben a quién llaman maricón"

"Vengo a advertirles de que hay una página web en la que un montón de gente está señalando a un alumno muy pequeño, de 11 años, al que llaman maricón. Todos en el colegio saben quién es. Todos se ríen de él. Antes me lo hicieron a mí, pero no me importa. Paso. Pero ese niño es demasiado pequeño, le van a hacer mucho daño". Ése fue el primer antecedente del caso en la fiscalía de Valencia.Un adolescente, de 17 años, acudió para explicar qué estaba pasando. Reconoció que él mismo había sido víctima de una persecución como la que ahora observaba. No quiso denunciar. Los padres del otro niño, tampoco. Mientras la fiscalía estudiaba cómo abordar el asunto, llegaron las dos denuncias que han servido para abrir la investigación actualmente en curso.No son sólo mensajes. Hay también fotos. No son sólo insultos, se relatan supuestas intimidades, se organizan largas conversaciones sobre las circunstancias que sirven de mofa. Que si Diego, del que dan el apellido, "es un feto". Que si un tal Edu, una chica de la que se da el nombre, el curso y la clase, "la feta ésta, estuvieron juntos ya ai k estar desesperado pa star con ese bixo", por ejemplo. Que dos chicas, una de 4º y una de 2º, son expertas en felaciones, es otro mensaje. Que otras tres se lo montan entre ellas y dejan mirar a media clase, e invitan a que se sumen otros alumnos de otros cursos. Que la madre de un alumno y el padre de otra son amantes. Que la familia de un estudiante debe dinero y vende fotos de su hijo desnudo. Ésos son algunos de los contenidos que se incluyen en la página.La fiscalía de Valencia, que ha estudiado centenares de mensajes, considera que es inaceptable que la web siga abierta, se pregunta cómo ha podido pasar inadvertida, entiende que existe un riesgo importante de que estudiantes de corta edad hayan sido víctimas de un hostigamiento casi público con un grave daño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de marzo de 2008

Más información