ELECCIONES 2008 | Precampaña electoral

Zapatero pretende que en 10 años los jóvenes hablen un inglés fluido

El PSOE promete igualdad de oportunidades en educación pública y privada

Un canto a la enseñanza pública, el compromiso de que será potenciada para elevar su nivel y la lucha contra el fracaso escolar fueron los trazos que marcó el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en un acto dedicado a la Educación celebrado ayer en la localidad madrileña de Fuenlabrada. Y, como triple prioridad, el impulso de la enseñanza de las matemáticas, la lengua y, sobre todo, el inglés, "ese lastre histórico" para la mayoría de los españoles, lamentó Zapatero, incluido él mismo. No hubo propuestas sobre la mejora de las matemáticas o la lengua, aunque es muy consciente de que el llamado Informe Pisa, relativo al año 2006, sitúa a España en un lugar nefasto en esas materias y, sobre todo, en comprensión de lectura.

Habrá programas de inglés en el extranjero para 20.000 profesores
Más información
El canon digital, "sin fecha"

No obstante, en el PSOE se cree que se han empezado a poner las bases, a través de la Ley Orgánica de Educación, aprobada en abril de 2006, para que el próximo informe Pisa de 2009 arroje resultados mucho mejores para España. Pero las medidas de ayer fueron para el inglés, y aunque tendrán que ser pactadas con las comunidades autónomas, el Estado puede llevar la iniciativa y aportar sustanciosas sumas de dinero. "En una década todos los jóvenes deben ser capaces, al final de la educación obligatoria, de utilizar el inglés de manera ordinaria, como lengua de comunicación y trabajo". Es decir, ese manejo se debe conseguir con 16 años, al terminar la Educación Secundaria Obligatoria.

Si entra en vigor el curso que viene afectará a los niños que tengan seis años y afronten el primer curso de primaria. Para empezar, el presidente se comprometió a que dentro de cuatro años, "un 15% de las actividades académicas se desarrollarán en inglés". Se entiende que el presidente hable de "actividades" y no de asignaturas porque resulta materialmente imposible que sólo en un cuatrienio haya profesores suficientes para impartir sus disciplinas en inglés. Cursos y becas para formación del profesorado constituyen otro bloque de medidas del programa socialista, imprescindibles para llevar a cabo los nuevos planes.

Durante la legislatura se aspira a contratar a 12.000 profesores y 8.000 auxiliares nativos de lengua inglesa. También se darán cursos de iniciación al inglés a 4.000 profesores de Educación Infantil, y habrá programas de perfeccionamiento intensivo para 20.000 profesores españoles en países de lengua inglesa. Pero mientras se prepara a los profesores, se pondrá en marcha el programa de estancias de un mes en países extranjeros. En los Presupuestos del Estado de este año ya hay una partida de 85 millones de euros para que puedan hacerlo 51.000 jóvenes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Llegados a este punto de promesas y de cifras el candidato socialista estimó imprescindible hacer una precisión. "Hay familias que pueden perfectamente pagar la estancia de un mes de sus hijos en el extranjero, pero nuestra prioridad está en las familias que no pueden".

Momentos antes, la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, también había hablado indirectamente de clases sociales. Primero, rindió homenaje a los profesores españoles, "que se dejan la piel" en su tarea, y rechazó de plano que el sistema educativo "sea un desastre". Ahora bien, se busca la excelencia pero también "la igualdad de oportunidades". El alcalde de Fuenlabrada, Manuel Robles, y el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, aprovecharon la oportunidad para criticar al Gobierno de la comunidad de Madrid, del PP, al que acusaron de dedicar menos recursos que la mayoría a la enseñanza pública.

Zapatero, ayer, en un acto en Fuenlabrada, Madrid.
Zapatero, ayer, en un acto en Fuenlabrada, Madrid.ULY MARTÍN

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS