Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Aulas

A la conquista del alumno chino

La Universidad de Jaén atrae a estudiantes asiáticos con cursos de español

"Lo que más me gusta de España es el jamón y el cocido". Li Tialin, un estudiante chino de 20 años, llegó hace cuatro meses a Jaén para estudiar en su Universidad. De momento, está haciendo un curso de español de 1.000 horas, pero parece que a él le sobrarán horas a tenor de la soltura que ya demuestra con el castellano. Para el próximo curso ya tiene pensado matricularse en la doble titulación de Filología Inglesa y Turismo. Él es uno de los 23 estudiantes que llegaron en octubre a Jaén procedentes de la Universidad de Nanjing (China).

Lo que hasta hace poco era fruto de convenios bilaterales entre universidades se ha convertido ahora en un marco de colaboración mucho más amplio entre los Gobiernos de ambos países. La conquista del estudiante chino, un mercado potencial de 25 millones de universitarios, no ha hecho más que empezar, y esa oportunidad la quieren aprovechar también las universidades andaluzas.

"Para nosotros es un mercado con mucho futuro, y a los estudiantes chinos se les abren grandes posibilidades para trabajar fuera de su país con la apertura de las fronteras comerciales", comenta María Victoria López, vicerrectora de Relaciones Internacionales y Cooperación de la Universidad de Jaén. Ella fue una de las integrantes de la delegación española que el pasado otoño participó en la Feria de Educación Superior celebrada en Pekín y donde se sentaron las bases del acuerdo de colaboración entre España y China en materia universitaria.

Este acuerdo permite que los alumnos chinos no tengan que superar la selectividad española (basta con acreditar haber superado el gao kao, una prueba similar en China) y que se creen titulaciones conjuntas entre las universidades de ambos países, además de facilitar las convalidaciones de títulos y de periodos de estudio (si se va a cursar allí sólo un curso o un semestre).

Aunque el acuerdo entre los dos países ha acercado los estudios universitarios, aún son muchos los trámites administrativos que se exigen, en parte por el temor de las autoridades chinas a que muchos alumnos utilicen la vía estudiantil para convertirse en inmigrantes. Por eso la concesión de visados tarda varios meses en tramitarse y, además, a las familias de los alumnos se les pide que acrediten su solvencia económica. Actualmente, apenas hay 500 estudiantes chinos en España.

Programa Erasmus

Otra de las razones por las que las universidades apuestan cada vez más por los alumnos foráneos es que uno de los indicadores de calidad que se evalúan es la cantidad de alumnos extranjeros que son capaces de atraer. En la Universidad de Jaén este curso hay 400 alumnos extranjeros, de los que 300 son europeos procedentes del programa Erasmus. La internacionalización universitaria es también una forma de hacer frente a la reducción de alumnos motivada por la crisis demográfica y por la mayor aceptación de los ciclos formativos y la Formación Profesional. Sirva como ejemplo que la Universidad de Jaén cuenta ahora con poco más de 14.000 alumnos, frente a los más de 17.000 de hace unos años.

Por todo ello no es de extrañar que la Universidad jiennense se esté volcando con los estudiantes chinos. Les facilitaron el transporte, les buscaron los pisos para alojarse y los miman de una manera especial. Además, próximamente se va a hacer una visita a cuatro universidades chinas para intentar captar más alumnado. En la visita participará Lin Tiang, una alumna china que llegó hace cuatro años a Jaén, ya ha terminado la carrera de Empresariales y ahora es becaria del doctorado y una pieza vital en las clases de español para sus compatriotas.

"El ambiente de la Universidad de Jaén es el ideal para los estudiantes chinos porque no hay muchos alumnos extranjeros", comenta Lin. De hecho, aunque los estudiantes asiáticos se agruparon en los mismos pisos, ahora han empezado a compartir alojamiento con españoles para soltarse con el idioma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de febrero de 2008