Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una 'Venus' con 500 años, prohibida por inmoral

El metro de Londres retira un desnudo de Lucas Cranach

¿Cómo es posible que una mujer desnuda pintada hace casi 500 años se coloque en el centro de una polémica en el mundo supersaturado de imágenes (violentas, subidas de tono o directamente grotescas) en el que vivimos? La respuesta a esta pregunta habrá que buscarla estos días en Londres.

"Debemos procurar no ofender a nadie", explican las autoridades

La normativa exige que no se ofrezcan representaciones sexuales explícitas

O mejor, en su subsuelo. Una Venus de Lucas Cranach, El Viejo, acaba de ser vetada en los espacios publicitarios del metro de la ciudad por temor a que su desnudez pueda herir ciertas sensibilidades. La imagen censurada presenta una figura femenina ataviada únicamente con una gargantilla y un colgante, que sostiene una gasa en la mano derecha y exhibe una pícara media sonrisa. Fue elegida por la Royal Academy para los carteles que anuncian su próxima exposición dedicada al maestro renacentista alemán (1472-1553) porque es "hermosa y sugerente", pero ha topado con una directriz del Transporte de Londres que sus responsables decidieron tomar al pie de la letra.

"Millones de personas viajan a diario en metro y no tienen más remedio que ver la publicidad allí colocada. Debemos tener en cuenta a todos los viajeros y procurar no ofender a nadie", han explicado en un comunicado que, para muchos, roza lo risible. La citada normativa exige que los anuncios desplegados en el tube no ofrezcan una representación sexualmente explícita de hombres, mujeres o niños, ni exhiba "figuras desnudas o semidesnudas".

Y no es la primera vez. Víctima de lo políticamente correcto llevado al extremo ya fue, hace seis años, el cartel que recogía un retrato de la condesa de Oxford, pintado en el siglo XVII por Peter Lely, y que fue rechazado porque mostraba uno de los pechos de la dama. La National Portrait Gallery, el museo afectado, buscó entonces la alternativa en una reproducción más "modesta" para que su campaña de promoción siguiera adelante.

"Nosotros no tenemos una versión B que presente a la Venus con la ropa puesta", replican ahora desde la Royal Academy, obligada a modificar su estrategia publicitaria a menos de un mes de que se inaugure la exposición consagrada a Cranach, el próximo 8 de marzo (y hasta el 8 de junio). Considerado uno de los grandes maestros alemanes junto a Durero y Holbein, los sensuales desnudos salidos de su pincel no consiguieron empañar su gran amistad con el reformador Martin Lutero, pero en pleno siglo XXI una de sus Venus se ha convertido en víctima de las políticas ortodoxas del metro de Londres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de febrero de 2008