Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia hará de Brasil una potencia militar

Saint Georges de l'Oyapock

Los presidentes de Francia y Brasil, Nicolas Sarkozy y Lula da Silva, sellaron ayer en la ignota localidad de Saint Georges de l'Oyapock, en la Guayana francesa junto a la frontera brasileña, un acuerdo de transferencia de tecnología militar francesa que incrementará la posición del gigante suramericano como potencia militar regional. Además, Francia se ha comprometido a redoblar sus esfuerzos diplomáticos para incluir a Brasil en organismos como el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y en los Foros de los países más desarrollados, como el del G-8. Para redondear el acuerdo, Sarkozy visitará Brasilia a finales de este año, siendo aún presidente de la UE. "Hemos creado una comisión bilateral para que, a más tardar en diciembre de 2008, identifique las áreas en las que queremos trabajar juntos", declaró Lula durante el encuentro.

Lula ya tiene clara una cosa, con la transferencia tecnológica que Francia le proporcionará, Brasil podrá fabricar un submarino y aviones y helicópteros de combate. "No queríamos que nuestra alianza a nivel militar consistiera sólo en la entrega de material militar. Por eso le dije a Lula que estamos dispuestos a transferir tecnología para que Brasil pueda fabricar el armamento que necesite", explicó el presidente francés. El mes pasado el ministro brasileño de Defensa, Nelson Jobim, que acompañó a Lula en su viaje de ayer a la Guayana Francesa, conversó con autoridades francesas sobre acuerdos de transferencia tecnológica para que Brasil pueda acabar un submarino de propulsión nuclear en el que trabaja hace varios lustros.

Sarkozy afirmó que los dos países "son amigos" y que tienen una posición similar en diferentes foros internacionales. En ese sentido defendió una mayor participación de Brasil en los organismos internacionales como en el Consejo de Seguridad de la ONU como miembro permanente y en el G-8 como país emergente. "Reafirmo mi deseo para que el G-8 sea transformado en el G-13 con la inclusión de países emergentes como Brasil", dijo Sarkozy. Para el presidente francés, los miembros del G-8 tienen que discutir en la reunión que celebrarán en Tokio una reforma que permita la inclusión de grandes países emergentes como Brasil, China, India, México, Suráfrica y algún país árabe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de febrero de 2008