La CIA reconoce que recurrió a las torturas tras el 11-S

La CIA ha reconocido, por primera vez y públicamente, que utilizó en tres ocasiones el método de interrogatorio conocido como waterboarding (ahogamiento simulado) después de los ataques terroristas del 11-S. Así lo testificó ayer el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Michael Hayden, en una comparecencia ante el Senado con motivo de la presentación del informe anual sobre amenazas del director de la Inteligencia Nacional, Mike McConnell.

"El ahogamiento simulado se utilizó sólo con tres detenidos", dijo Hayden, que identificó por primera vez a los individuos. Mientras, el Congreso considera prohibir la técnica, algo que el presidente, George W. Bush, ya ha anunciado que vetará. Este método, considerado tortura por amplios sectores, fue aplicado a los sospechosos de pertenecer a Al Qaeda: Khalid Sheikh Mohammed, Abu Zubaydah y Abd al Rahim al Nashiri, informó Hayden.

Desde entonces, el waterboarding no se ha utilizado, según el director de la CIA. En aquella época se empleó por el temor a que se produjera otro atentado de proporciones catastróficas contra Estados Unidos y porque las autoridades tenían muy poco conocimiento de qué pasaba dentro de la red terrorista de Osama Bin Laden. "Las circunstancias son diferentes de las que eran a finales de 2001, o principios de 2002", puntualizó.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS