El Gobierno francés denuncia fallos en los controles de Société Générale

Las alarmas funcionaron, pero el banco no investigó y perdió 4.900 millones

Las desgracias nunca vienen solas. El banco Société Générale (SG), el segundo de Francia por valor bursátil, y su presidente Daniel Bouton, navegaron ayer de nuevo en aguas turbulentas. La ministra de Finanzas, Christine Lagarde hizo público el informe sobre las circunstancias que provocaron la pérdida de 4.900 millones de euros por el supuesto fraude de un operador. Lagarde señala que los sistemas de control advirtieron sobre las actividades irregulares del trader Jérôme Kerviel, pero los responsables del banco no las tuvieron en cuenta. Asimismo, ayer se inició en París el proceso por el caso Sentier II, una vasta trama de blanqueo de dinero entre Francia e Israel, en el que está procesado Bouton junto a otros banqueros.

El Ejecutivo pide más relación con el supervisor y separar áreas
Más información
Kerviel: "No seré el chivo expiatorio de Société Générale"

El informe Lagarde, que no pretende buscar culpables -cosa que cede a la Justicia y a la Autoridad de los Mercados Financieros- cita las advertencias sobre las posiciones que Kerviel había tomado en los mercados que el organismo financiero hizo llegar a SG en noviembre. Los directivos del banco se limitaron a pedir explicaciones someras al operador y se contentaron con sus respuestas. Para entonces, los montantes que había comprometido en los mercados superaban las decenas de miles de millones. Cuando el pasado día 18, finalmente, los directivos se dieron cuenta de la situación desesperada en la que les había metido Kerviel, comprobaron que había comprometido más de 50.000 millones.

La titular de Finanzas, sin embargo, considera correctas las operaciones realizadas para deshacerse de las posiciones, que algunos analistas dicen que influyeron para que la Reserva Federal bajara tres cuartos de punto los tipos de interés. El Gobierno dice que no influyeron en las Bolsas.

Los controles internos de SG no estuvieron a la altura, indica el informe, que identifica "varios puntos susceptibles de haber sido determinantes. Algunos controles internos de SG no funcionaron y los que funcionaron no fueron seguidos de las rectificaciones apropiadas", explicó la ministra. En este sentido, el ministerio de Finanzas sugiere "establecer una muralla" entre los operadores que pasan las órdenes y los que las ejecutan.

También sugiere establecer un sistema más seguro de control de los códigos de acceso a los sistemas informáticos y controlar, no sólo el saldo neto de las operaciones, sino también el valor nominal de cada una. La ministra Lagarde considera que hay que "definir mejor la articulación entre las autoridades de supervisión y el Gobierno", reforzar el control de las operaciones de mercado, y aumentar también las sanciones. El banco señaló que "no se cuestiona" su sistema de gestión de los riesgos de mercado, e insistió en que ya se están poniendo en nuevas medidas de control. Por otro lado, el regulador bursátil estadounidense, la SEC, ha abierto una investigación sobre una venta de acciones por parte del miembro del consejo de administración de SG, Robert A. Day, y de dos fundaciones vinculadas con él, según la prensa norteamericana.

Christine Lagarde.
Christine Lagarde.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS