Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La protesta social echa un pulso en la calle

Colectivos contrarios confrontan ideologías en Barcelona

Por casualidad, porque hacía buen tiempo, porque la gente tenía ganas de calle, unos fueron a misa a pedir por la familia mientras que otros optaron por desnudarse frente a la catedral. Domingo de protestas y peticiones.

Los gays gritaron contra la Iglesia, y los católicos, contra los homosexuales

Más de dos millares de personas se manifestaron dentro del Fórum Social de Barcelona por un mundo mejor y otro medio centenar de gays y lesbianas lo hacía "contra la ofensiva católica". El mismo día, ayer, y en la misma ciudad, un acto organizado por varias entidades católicas radicales llevó a sus fieles a comulgar en una misa celebrada en el Palacio de Congresos, mientras centenares de personas se desnudaban frente a la catedral en protesta por los abrigos de piel.

Un sol espléndido en la capital catalana convirtió el domingo en una jornada reivindicativa, pero no pacífica del todo. Las peticiones de unos eran tan opuestas a las de otros que en una de ellas se produjo algún incidente.

La concentración más multitudinaria fue el acto convocado por E-cristians y otras entidades defensoras de la familia tradicional, a la que antecedió una misa presidida por el arzobispo de Barcelona, el cardenal Lluís Martínez Sistach. Josep Anton Duran Lleida, cabeza de lista de CiU en las elecciones generales, y Daniel Sirera, líder del PP catalán para el 9 de marzo, asistieron a la ceremonia. Fueron 5.000 personas -informó la organización- las que llenaron los salones del Palacio de Congresos con un sistema de orden y seguridad que no detectó a cuatro jóvenes -precisamente convocados a favor de los derechos de gays y lesbianas en otra concentración- que se colaron y subieron al escenario con pancartas. Se ganaron el abucheo de los defensores de la familia de siempre. Mientras en el interior del palacio se aplaudían las arengas contra el aborto, los matrimonios homosexuales, el divorcio y la política educativa, afuera, en la calle, medio centenar de personas coreaban consignas a favor del aborto y contra el catolicismo bajo una pancarta que decía: La familia nuclear es radiactiva.

En el centro de la ciudad se vivieron otros dos actos de reivindicación festiva. Uno, más multitudinario, la manifestación -de unas 2.300 personas a juicio de la Guardia Urbana y 5.000 en opinión de los organizadores- que acudieron al llamamiento del Fórum Social Catalán con el lema central de Un mundo mejor es posible. En este acto se dieron cita grupos variados de diversas entidades y asociaciones cívicas. Más o menos de forma simultánea, se desnudaban unas 200 personas en protesta por la muerte de animales para confeccionar abrigos de piel. Los cuerpos desnudos, aparatosamente ensangrentados con pintura roja, se arremolinaban en las escaleras, a un paso de la catedral de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de enero de 2008