Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El frío congela el cine 'indie'

La 30ª edición de Sundance acaba con pocas ventas y aún menos títulos de interés

Mucho frío, muchas estrellas y poco cine en sus 10 días de celebración. La 30ª edición de festival de cine de Sundance se clausuró ayer con la asistencia de grandes nombres de la industria aunque con una marcada apatía en lo referente a las ventas. Éstas fueron contadas, como el drama Frozen river, las comedias Bagheads y Hamlet 2 o el documental sobre los años de vida turbia de Roman Polanski que adquirieron la cadena de televisión HBO y los hermanos Weinstein, en su día los reyes del cine independiente y maestros a la hora de cazar nuevos talentos. Pero los Pequeña Miss Sunshine o los Napoleon Dynamite de ediciones anteriores, o simplemente éxitos como Juno o La familia Savage de la pasada edición -ambas ahora con candidaturas al Oscar- brillaron por su ausencia. Ni siquiera el poder de las estrellas contribuyó a animar las ventas y la esperada What just happened? se marchó sin un acuerdo de distribución pese a la insólita presencia en Park City -la localidad de Utah donde se desarrolla el certamen- del poco dado a fiestas Robert de Niro, productor de esta comedia. El mismo futuro sin distribución, al menos por el momento, acompañó a otra estrella como Tom Hanks, productor e intérprete de The great Buck Howard. Las bajísimas temperaturas que acompañaron el festival no ayudaron a calentar la atmósfera. Era una edición esperada porque la huelga de guionistas tiene paralizada Hollywood y eso obligaba en teoría a los estudios a adquirir material para alimentar a la maquinaria de la industria. En cambio, la realidad ha demostrado que triunfó el ambiente de incertidumbre: por ejemplo, asistieron menos representantes de las majors (los grandes estudios de Hollywood) de lo habitual tras los recientes cortes de personal por culpa del paro.

'Los cronocrímenes', de Nacho Vigalondo, tendrá una versión hollywoodiense

Robert Redford, el fundador, lamenta la "ligereza" de muchos filmes

Nacho Vigalondo, el único director español presente en el certamen, sí hizo caja. Mientras su thriller Los cronocrímenes se proyectaba en Park City le llegó la noticia de que había sido adquirido por United Artists para realizar una versión hollywoodiense.

Otro factor que pesó durante el certamen fue la repentina muerte del actor Heath Ledger, joven figura que había pasado en dos ocasiones por la llamada Meca del cine indie: en 1997 con Blackrock y en 1999 con Two hands. "Era demasiado joven para marcharse", declaró el fundador de este festival, Robert Redford. El actor, director y activista enfrió desde el primer día las expectativas de la muestra lamentando además la "ligereza" de la mayor parte de las obras presentadas. Le preocupaba la falta de películas de denuncia entre los trabajos de nuevos realizadores. Sin embargo, este tipo de cine ha sido el triunfador en las diversas categorías. Entre los premios, entregados el sábado, destaca el Gran Premio del Jurado a Frozen river, de la debutante Coutney Hunt, drama de dos mujeres que se alían para introducir en EE UU inmigrantes ilegales a través de la frontera con Canadá. Quentin Tarantino, miembro del jurado, confesó: "Es un thriller que me dejó sin respiración". Otra historia de superación personal, Trouble the water, que muestra la supervivencia de una pareja de Nueva Orleans tras el desastre provocado por el huracán Katrina, ganó en la sección de documentales.

En el habitualmente transgresor Sundance no faltaron momentos de denuncia como el que proporcionó la rueda de prensa con David Cosby, Stephen Stills, Graham Nash y Neil Young durante la presentación de CSNY Déjà vu, que clausuró el festival. Concebido como un documento, no un documental, de la gira del grupo en 2006 en apoyo de Living with war, el álbum de Young contra la guerra en Irak, la película que dirige Bernard Shakey (seudónimo cinematográfico de Young), fue recibida con cerradas ovaciones que pusieron a los asistentes en pie en cinco ocasiones. En otro tono, el documentalista Morgan Spurlock también eligió la actual lucha contra el terrorismo como tema de su nueva obra, la primera desde Super size me, donde con el título de Where in the world is Bin Laden? Spurlock desgrana su búsqueda del líder de Al Qaeda por todo mundo. No hubo suerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de enero de 2008