Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

150 personas se desnudan ante la catedral contra el uso de las pieles

Alrededor de 150 personas se desnudaron ayer a las puertas de la catedral de Barcelona para protestar contra la industria peletera, en una concentración convocada por la asociación internacional para la defensa de los animales Anima Naturalis. Sobre las 11.30 horas, los participantes -la mayoría de ellos, voluntarios llegados de toda España- se presentaron vistiendo albornoces de colores ante los numerosos curiosos de aquí y de allá. Tras unos minutos, se desvistieron, recubrieron sus cuerpos con un líquido rojo que parecía sangre y se estiraron en el suelo, recostándose los unos sobre los otros como si estuvieran muertos. Los feligreses que a esa hora salían de misa se unieron a la multitud de curiosos y fotógrafos de todo el mundo que se arremolinaban en torno a los activistas, que permanecieron casi sin pestañear durante cerca de 15 minutos.

¿Cuántas vidas para un abrigo?, rezaba el lema del acto. Se refería a las vidas de los millones de zorros, visones y linces cuyas pieles sirven para la confección de abrigos y otras prendas de vestir.

"No es elegante"

"La crueldad no es elegante" y "los animales sí necesitan su piel" fueron algunas de las consignas más repetidas ayer por los ocasionales nudistas. La organización indicó que España es, junto con Grecia, Italia y Alemania, uno de los países donde se fabrican y se consumen más abrigos de pieles. "Hoy día ya no es necesario acabar con la vida de animales para vestirnos, hay otras muchas formas de ir elegante", dijo Manuel Franquesa, de Castelldefels, que, con 59 años, era ayer el voluntario de mayor edad de cuantos se desnudaron. Precisamente, Franquesa fue el primero en levantarse tras más de 10 minutos tumbado sobre el frío suelo de piedra.

Francisco Vázquez, director de Anima Naturalis, manifestó su satisfacción tras la finalización de la protesta colectiva: "No es fácil desnudarse ante toda esta gente y con este frío, pero, pese a todo, cada año son más los voluntarios que se deciden a colaborar con este tipo de iniciativas". Vázquez aseguró que su asociación "seguirá luchando por la defensa de los derechos de los animales" y anticipó que en adelante habrá más actos como el de ayer en Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de enero de 2008