Reportaje:

Cargill echa más aceite a su expansión

La estadounidense tiene ya 18 plantas en España y opera en materias primas y alimentación

La empresa familiar norteamericana Cargill, con siglo y medio de vida e implantación en 70 países, es uno de los operadores más importantes del mundo en el sector de las materias primas agrícolas con una facturación de casi 90.000 millones de dólares. Sin abandonar esa actividad, el grupo ha llevado a cabo un importante proceso de transformación hacia nuevas actividades como proveedor de la industria alimentaria y de la sanidad.

Eligió España en 1960 para hacer su primera inversión fuera de EE UU con la construcción de una planta para la extracción de soja. Desde entonces, Cargill ha desarrollado una política de crecimiento y diversificación. Hoy cuenta con 18 plantas y opera en media docena de sectores que van desde el comercio de materias primas y fabricación de piensos, a la venta de productos de comercialización en farmacias, hasta el "gota a gota" de los hospitales.

Procesa en España un millón de toneladas de semillas de oleaginosas y opera con 2,5 millones de toneladas de cereales y otras proteínas

En el pasado, la parte más importante de sus ventas procedía del comercio puro y duro de materias primas agrícolas como cereales, oleaginosas y proteaginosas, molturación y la fabricación de piensos compuestos. Hoy, sobre una facturación de 1.330 millones de euros, 1.100 corresponden a la actividad más tradicional en el comercio de cereales, aceite, malta o fabricación de piensos, y los 200 millones restantes a producción de almidones y derivados, ingredientes alimentarios, aromas, texturizantes, edulcorantes o la dextrosa para uso hospitalario.

Las inversiones anuales del grupo en los últimos años se estiman en unos 10 millones de euros. Su expansión en España se ha hecho mayoritariamente a base de compras a otros grupos. Entre ellas, las adquisiciones de Agribrands, Conagra, Cerestar, AOP o Degussa en sectores de piensos, aceites, almidones o ingredientes alimentarios, lo que supuso pasar a la filial de Cargill los negocios de esos grupos en España.

En alimentación animal, el grupo cuenta con un total de 11 plantas para la fabricación de piensos destinados a todo tipo de cabañas, así como para animales de compañía bajo las marcas Purina, Cargill Nutrition y Nutrena.

Cereales y oleaginosas

En la actividad de cereales y oleaginosas, el grupo cuenta con una planta molturadora de soja en Barcelona y dos de semilla de girasol en Reus y Sevilla. Procesa en España más de un millón de toneladas de semillas de oleaginosas, opera con 2,5 millones de toneladas de cereales y otras proteínas y comercializa unas 60.000 toneladas de semillas de girasol.

En el segmento de los aceites, Cargill dispone de dos plantas para la actividad de refino de soja y girasol en Sevilla y Reus, a partir de materia prima procedente en su mayor parte de las propias plantas españolas, tanto para el sector agroalimentario como para la industria. Cargill opera igualmente con aceite envasado, especialmente en girasol. En los últimos meses suscribió un acuerdo con el grupo cooperativo aceitero Hojiblanca para la constitución de una joint venture para la venta de aceite de oliva envasado en España y en el mundo. Cargill es además uno de los más importantes proveedores de malta para las cerveceras, con más de 100.000 toneladas producidas en su planta en Madrid.

La producción de ingredientes alimentarios, incluidos los aromas o texturizantes para bebidas, lácteos o confituras, los fabrica el grupo en España a partir de la adquisición en 2006 de la empresa alemana Degussa, que incluía la planta catalana en Rubí.

Finalmente, Cargill dispone de una división en crecimiento para la producción de edulcorantes y almidones en plantas que se incorporaron al grupo en 2002 tras la compra de Cerestar. Entre otras producciones destaca la obtención de dextrosa para usos farmacéuticos. Toda la producción del grupo para su venta en el mundo procede de la planta de Martorell.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 26 de enero de 2008.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50