La inmersión continuará

"El Gobierno catalán no permitirá que nadie adopte medidas que generen segregación de los alumnos por motivo de lengua". Esta fue la advertencia que ayer lanzó el presidente de la Generalitat, José Montilla, ante la promesa de Mariano Rajoy de que eliminará la inmersión lingüística si alcanza la Moncloa tras el 9-M. "Pueden anunciar lo que quieran, que lo intenten, pero no lo conseguirán", dijo Montilla antes de acusar al PP de azuzar el conflicto lingüístico para arañarle votos a Ciutadans.

La advertencia de Montilla llegó cuando el presidente del PP catalán, Daniel Sirera, volvió a sacar a colación la cuestión lingüística en el Parlament. "El que juega con fuego puede quemarse", dijo Montilla a un Daniel Sirera que insistió en que en Cataluña no está garantizada la escolarización de los alumnos en lengua castellana. Sirera buscó el cuerpo a cuerpo con Montilla al recordarle al presidente que su lengua materna es el castellano. No lo consiguió: "ustedes intentan de forma irresponsable dividir la sociedad y provocar problemas donde no los hay", remachó Montilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de enero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50