Más de 4.500 fusilados en la Guerra Civil podrán ser exhumados en Málaga

Los cadáveres de más de 4.500 personas que fueron fusiladas durante la Guerra Civil y que han permanecido enterrados en diversas fosas del cementerio de San Rafael de Málaga van a poder ser exhumados, identificados y entregados, en su caso, a los familiares. Los trabajos realizados en este cementerio ya en desuso dentro de los programas para la recuperación de la Memoria Histórica han permitido descubrir una de las que se cree mayores fosas comunes de la Guerra Civil española.

La Junta de Andalucía , el Ayuntamiento de Málaga, la Universidad de esta ciudad y la Asociación contra el Silencio y el Olvido y por le Recuperación de la Memoria Histórica han firmado un nuevo convenio de colaboración para continuar y ampliar los trabajos ante las dimensiones de los hallazgos producidos, según informó ayer la Consejería de Presidencia. El coste de las actuaciones necesarias será de unos 260.000 euros.

Los trabajos que se contemplaban en el primer convenio, firmado en noviembre de 2006, han permitido exhumar hasta el momento los restos de unas 800 personas fusiladas. Según el consejero de Presidencia del Gobierno andaluz, Gaspar Zarrías, "después de estos resultados y atendiendo a los últimos conocimientos que se están dando, nos hemos propuesto seguir trabajando, pues son muchas más las fosas que han aparecido y que necesitan de más actuaciones por parte de todos para que podamos recuperar la memoria de quienes se esforzaron por conseguir un régimen democrático en España".

La Junta puso en marcha hace dos en colaboración con las ocho universidades andaluzas un programa para la localización de fosas comunes y la exhumación e identificación de cadáveres. Inicialmente se estimó que podrían existir unas 300 fosas en el conjunto del territorio andaluz, medio centenar de las cuales se encuentran en Málaga.

La Junta sostiene que destinará los recursos necesarios para recuperar todas las fosas que puedan encontrarse puesto que, según Zarrías, el objetivo final es el reconocimiento público, el resarcimiento económico y la rehabilitación moral de aquellas personas que fueron víctimas de la represión. "No vamos a cansarnos de insistir en la deuda moral que la sociedad andaluza tiene con todos los hombres y mujeres que sufrieron por mantener sus convicciones democráticas en una etapa de nuestra historia", sostiene el consejero de Presidencia.

Desde los inicios de los trabajos en el cementerio de San Rafael, la Asociación contra el Silencio y el Olvido y por la Recuperación de la Memoria Histórica mostró sus sospechas de que en este camposanto podría haber más de 4.000 cadáveres de fusilados, de los que la cuarta parte procederían de pueblos de la provincia, como así han confirmado los trabajos realizados.

El convenio contempla la construcción de un "lugar de memoria" donde puedan reposar los restos y que sea un monumento conmemorativo. El cementerio de San Rafael de Málaga ya quedó en desuso y el Ayuntamiento contempla convertirlo en parque público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de enero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50