Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido autoriza embriones híbridos a partir de humano y animal

Las células madre permitirán impulsar un nuevo adelanto científico sin usar óvulos femeninos

Reino Unido se ha puesto a la cabeza de la investigación en células madre embrionarias. Por primera vez, un país ha permitido crear embriones híbridos usando óvulos de vaca a los que se inserta el núcleo de una célula adulta humana (es la llamada transferencia nuclear o clonación terapéutica). El objetivo es investigar con células madre lo más parecidas posibles a las humanas, para a partir de ellas generar todo tipo de tejidos e incluso órganos. Los investigadores tienen puesto en este material biológico sus esperanzas para tratar enfermedades que van desde la diabetes al alzhéimer pasando por las lesiones medulares.

La técnica autorizada ayer por la Autoridad para la Fecundación y Embriología Humana (HFEA) tiene la ventaja de que no necesita usar óvulos humanos (siempre escasos y cuya obtención supone una gran molestia para las mujeres). En principio, los dos grupos que podrán trabajar con esta técnica están en el King's College de Londres y en la Universidad de Newcastle. El permiso es anual, y se dará caso a caso.

El material biológico debe destruirse a los 14 días de su desarrollo

Científicos de EE UU afirman haber clonado células de dos hombres

Si los ensayos tienen éxito, el resultado será un híbrido que tendrá un 99% de material genético del donante (el que está en el núcleo), y un 1% de la vaca (el de las mitocondrias, unos orgánulos que están en el citoplasma de la célula). Una vez realizada la transferencia, la célula se activa para que empiece a dividirse, en un proceso similar al de los primeros pasos tras una fecundación. A los 14 días -nunca después-, cuando se obtiene una pelota de células en cuyo interior están las células madre, la quimera se destruye. A partir de ahí se puede investigar la obtención de diversos tejidos o el efecto de fármacos.

La creación de quimeras (seres que sean una mezcla de varios seres vivos) no es, en el mundo científico, una hipótesis. En España se permite que un espermatozoide fecunde un óvulo de vaca para probar el material de un donante masculino, aunque el resultado se destruye a los dos días. El proceso inverso (animales con genes o células humanas) es una constante en los laboratorios de medio mundo. Se implantan tejidos procedentes de personas en ratones para probar su reacción a ciertos fármacos, células para comprobar la evolución de algunas enfermedades, o genes en bacterias para fabricar insulina, por ejemplo.

Incluso los fármacos más avanzados en el tratamiento del cáncer, los llamados anticuerpos monoclonales (como el herceptin), se obtienen a partir de ratones a los que se les introducen células tumorales humanas. Luego el resultado (los anticuerpos creados por el ratón) se inyectan en la persona. Y nadie se escandaliza.

Pero la técnica también tiene sus críticos. Cabría la posibilidad de que los científicos, en lugar de destruir el embrión híbrido en su fase de blastocisto, lo implantaran en un útero de mujer. Si el proceso se hiciera con éxito, se podría llegar, hipotéticamente, a engendrar un ser mayoritariamente humano, pero con una parte animal. Aunque los expertos opinan que el dilema es más moral que práctico. Lo normal sería que la mujer rechazara ese implante.

Si esta técnica genera algunos rechazos, más los provoca cuando todos los componentes (el óvulo y la célula de la que se le transfiere el núcleo) son humanos. En este caso se podría conseguir un clon de la persona que dona el núcleo celular, y sería más fácil que se desarrollara en un útero de mujer.

Esto es lo que científicos de Stemagen Corporation de La Jolla (California) afirman que han conseguido. El ensayo se ha publicado en la revista Stem Cells. Según los científicos, habían conseguido clonar con éxito las células de un hombre por el método de la transferencia nuclear.

El anuncio no ha despertado grandes expectativas. La sombra de Hwang, el científico surcoreano que había afirmado que había clonado seres humanos cuando era falso, planea sobre estos trabajos, ensombreciendo todos los anuncios.

Además, la clonación en humanos es algo que se espera, sobre todo después de que se haya conseguido con otros mamíferos, desde monos a ovejas. En el artículo los autores afirman que detuvieron el desarrollo del embrión a los 14 días, pero no pudieron obtener células madre, porque destruyeron el blastocisto para verificar que era idéntico genéticamente al donante. Y lo era en 1 de 25 casos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de enero de 2008