Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sólo dos pediatras han reforzado los 350 centros de salud en 2007

Seis asociaciones atribuyen el caos en urgencias a la escasez de medios

La Consejería de Sanidad sólo ha logrado aumentar la plantilla total de pediatras en los 350 centros de salud de la región en dos profesionales, hasta un total de 846, según datos del Servicio Madrileño de Salud (Sermas). Mientras, quedan 18 plazas vacantes. Estos datos demuestran las dificultades que está teniendo la salud pública regional para atraer y retener a los especialistas médicos infantiles, según denunciaron ayer el sindicato médico Federación de Médicos Titulados Superiores de Madrid (Femyts) y seis sociedades científicas.

"Es un problema de toda España, no de Madrid", explica un portavoz de Sanidad. "No hay pediatras y cuesta cubrir las necesidades. Por esto hemos pedido al Gobierno que aumente las plazas de formación", añadió.

Fernando Sánchez Perales, presidente de la Asociación madrileña de Pediatría en Atención Primaria, interpreta los datos de forma distinta. "El problema lo tiene Sanidad por las malas condiciones que ofrece a los profesionales. En Madrid los pediatras se ven obligados a aguantar jornadas agotadoras, con 40 consultas y horarios difíciles de compaginar con la vida familiar. Muchos prefieren trabajar en provincias limítrofes o en el sector privado", sentencia.

Sánchez Morales asegura que "en 2007, Sanidad trató de aumentar la plantilla en 20 profesionales y sólo logró dos o tres". El Sermas replica que aunque ha incorporado a los 20, no puede evitar que "otros abandonen el servicio". Cinco de ellos se han ido al hospital Infanta Elena de Valdemoro, lo que según Sánchez Perales muestra que "muchos pediatras huyen de la sanidad pública".

La Femyts y seis asociaciones científicas de medicina familiar y pediatría de la región atribuyeron a la falta de medios en los centros de salud los problemas que sufren las urgencias. "Si la atención primaria no está bien dotada, las urgencias se desbordan", afirmó Ana Giménez, de la Femyts. El Sermas, por su parte, asegura que está cumpliendo "escrupulosamente el plan especial firmado con las asociaciones científicas para reforzar la atención primaria".

Por otra parte, el proyecto de la Consejería de Sanidad de privatizar la gestión de los cuatro nuevos hospitales que prevé construir en la región esta legislatura (véase EL PAÍS de ayer), recibió ayer las críticas de varias organizaciones de vecinos, sanitarias y políticas. Estos hospitales estarán ubicados en Carabanchel, Collado-Villalba, Torrejón de Ardoz y Móstoles. La Coordinadora de Latina, que reúne a vecinos de los distritos de Latina y Carabanchel, calificó de "absolutamente inaceptable el modelo de gestión privada que plantea el consejero Juan José Güemes" y anunció "todas las medidas de presión necesarias" para evitarlo.

El PSOE de Móstoles, por su parte, calificó de "vergonzoso que el PP, que está llevando el caos y el desastre a los ambulatorios y urgencias de la localidad, pretenda ahora privatizarlo".

UGT y la Asociación para la Defensa de la Sanidad Publica de Madrid emitieron sendos comunicados contra los planes de Sanidad. Esta última calificó la medida "de nuevo paso en el desmantelamiento y privatización de la red sanitaria pública madrileña" y alertó de que "las experiencias desarrolladas en otros países demuestran que estas fórmulas empeoran notablemente la calidad de la atención sanitaria, a la vez que se disparan los costes para las administraciones sanitarias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de enero de 2008